Redacción BLes – La administración Trump eliminó el miércoles una medida aprobada por el expresidente Barack Obama que tenía previsto entrar en vigor en 2020 y que limitaría aún más el uso de las tradicionales bombillas incandescentes.

En el último día de mandato del expresidente Barack Obama, su administración actualizó las definiciones de la Ley de Energía Limpia de 2007 que preveía la gradual desaparición de las bombillas incandescentes y que debían entrar en vigor el 1 de enero de 2020, según explica el medio Press TV.

[Compró más de 100 generadores para enviar a los residentes de Bahamas después de que se quedaran sin luz tras el huracán Dorian]

La ley prevé que los fabricantes de bombillas se ajusten a unos estándares específicos de eficiencia energética con la producción de bombillas LED, que usan solo un 20% o 25% de la energía que una incandescente para proporcionar la misma luminosidad.

Esta actualización, ahora cancelada, habría forzado a usar bombillas LED en la iluminación de las autopistas, las bombillas en forma de vela utilizadas en las lámparas de araña y las bombillas de globo redondo utilizadas en los cuartos de baño.

Potencial canceroso de la luz LED

La iluminación LED tiene muchas ventajas en términos de eficiencia energética y de bajo consumo, pero también tienen un lado oscuro no muy comúnmente conocido.

[La acusación contra el juez Kavanaugh tenía una motivación política, admite la abogada de Blasey Ford]

Un estudio publicado a fines de 2010 en la revista Environmental Science and Technology encontró que los LED contienen plomo, arsénico y una docena de otras sustancias potencialmente peligrosas.

Los científicos encontraron que algunas bombillas LED, especialmente las de color rojo, contenían hasta ocho veces la cantidad de plomo, una potente neurotoxina, permitida por la ley estatal de California.

Las luces LED, “exhiben potenciales significativos de cáncer debido al alto contenido en arsénico y plomo”, aseguró la investigación.

Los LED blancos, prosigue el estudio, si bien contienen menor cantidad de plomo, tienen elevados niveles de níquel, otro metal pesado que causa reacciones alérgicas en una de cada cinco personas expuestas a él.

Los expertos advierten que, además de los efectos en la salud, el cobre y los otros metales pesados que contienen estas bombillas, son una amenaza ambiental muy seria para la vida en los ríos y lagos.

“Esta acción asegurará que la elección de cómo iluminar hogares y negocios se deje al pueblo estadounidense, no al gobierno federal”, dijo el Departamento de Energía (DOE por sus siglas en inglés) en un comunicado recibido dirigido a la Asociación Nacional de Fabricantes Eléctricos (NEMA, por sus siglas en inglés), según Press TV.

La administración Trump argumenta que esta actualización no estaba en línea con la intención legislativa original de 2007 del Congreso y que además supondría una carga de costos adicionales para los consumidores y las empresas.

En un comunicado NEMA mostró su satisfacción con esta medida y coincide con la administración Trump en que este paso es más consistente con la intención del Congreso cuando promulgó la ley de 2007, que declaró en varias ocasiones que no debía aplicar a bombillas de “servicio general”, sino solo a bombillas diseñadas para propósitos especiales.

Sigue leyendo:

. Compró más de 100 generadores para enviar a los residentes de Bahamas después de que se quedaran sin luz tras el huracán Dorian.

. La acusación contra el juez Kavanaugh tenía una motivación política, admite la abogada de Blasey Ford.

. Una joven usa un arma e impide que 5 hombres le roben, informó la policía de EE. UU.

Le puede interesar: Los 36 occidentales que viajaron a China a defender su fe

videoinfo__video2.bles.com||aa0e691de__