Redacción BLes – El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dijo ayer martes que no descarta un recorte de los impuestos a la ganancias por el trabajo, aunque señaló que “no está buscando hacer nada en este momento”. 

“El impuesto sobre la nómina es algo en lo que pensamos y a mucha gente le gustaría ver eso, eso afecta mucho a los trabajadores de nuestro país”, dijo el presidente, según la CNN.

El presidente añadió: “Estamos estudiando varias deducciones de tasas impositivas, pero las estoy mirando todo el tiempo (…) esa es una de las razones por las que estamos en una posición económica tan fuerte”.

[Alemania cumplirá con el objetivo de gasto en defensa bajo presión de EE. UU.]

El impuesto sobre las ganancias por el trabajo consiste en un gravamen del 6,2% sobre la nómina de los trabajadores y esos fondos se suelen utilizar para financiar programas sociales como el Seguro Social y Medicare. 

La última vez que se redujeron temporalmente los impuestos al trabajo al 4,2% fue en 2011 y 2012 bajo el mandato del presidente Barack Obama, como medida para fomentar el consumo interno en Estados Unidos en un contexto de recesión económica, reportó Forbes.

[Trump afirma que la Fed frena el mercado de valores y la economía]

La administración Trump ha implementado una reforma impositiva y regulatoria histórica que ha posicionado los principales indicadores de la economía estadounidense en cifras récord de fortaleza y crecimiento por primera vez en más de 40 años. 

Por estas razones, Trump ha querido despejar la sombra de una recesión económica y aseguró que la economía estadounidense está “lejos” de una depresión. 

De hecho, el mandatario cree que la mejor medida posible para prevenir una posible crisis sería la reducción de los tipos de interés para estimular la economía, lo que es competencia de la Reserva Federal (comúnmente conocida como Fed). 

“Nuestra economía es muy fuerte, a pesar de la horrenda falta de visión de Jay Powell y la Reserva Federal, pero los demócratas están tratando de ‘desear’ que la economía sea mala para los propósitos de las elecciones de 2020. ¡Muy egoísta!”, dijo el presidente Trump en un tuit.

La curva de rendimiento invertido que mostraron los mercados bursátiles el miércoles de la semana pasada está alimentando los rumores de una posible recesión económica.

En este contexto el presidente Trump ha culpado repetidamente a la Fed por no reducir las tasas de interés.

De hecho, la Reserva Federal las aumentó cuatro veces en 2018 y Trump cree que esto desacelera la economía. 

A pesar de todo, el domingo 18 de agosto el presidente afirmó muy optimista acerca de la economía: “No creo que tengamos una recesión. Lo estamos haciendo tremendamente bien”.

Le puede interesar: Cuando un gobierno comete crímenes de lesa humanidad…

videoinfo__video2.bles.com||81a91ef5c__