Redacción BLes – Parte de los 5.900 soldados desplegados en la frontera suroeste de Estados Unidos podrían comenzar a regresar a casa la semana que viene, anunció un mando militar. 

El teniente general del ejército Jeffrey Buchanan declaró en una entrevista el lunes al medio Político que todos los soldados desplegados deberían estar en casa para Navidad. 

“Nuestra fecha de finalización en este momento es el 15 de diciembre, y no tengo indicaciones de nadie de que iremos más allá de eso”, dijo Buchanan, quien lidera las fuerzas terrestres del Comando Norte de los Estados Unidos.

También confirmó que el Pentágono ha rechazado una solicitud del Departamento de Seguridad Nacional para que las tropas armadas respaldaran a las autoridades de la Patrulla Fronteriza, diciendo que era una función de aplicación de la ley que los militares no pueden proporcionar legalmente.

El mayor despliegue militar a la frontera se ha compuesto principalmente de ingenieros que han estado instalando y mejorando las medidas de seguridad, trabajos que se espera que concluyan muy pronto. 

“Una vez que hayamos construido el resto de los obstáculos, no necesitamos mantener a todos esos ingenieros aquí”, explicó Buchanan.

“Tan pronto como termine con una capacidad, lo que pretendo es redistribuirla”, agregó en la entrevista.

El militar dijo que ahora las medidas de seguridad y los campos base ya están construidos por lo que las tropas ya no son necesarias. 

Por su parte el secretario de Defensa James Mattis durante una visita a la frontera ayer con la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen declaró que el número de militares en la frontera podría aumentar hasta los 7.000, informó Fox News. 

Mattis comentó que no puede anticipar si los soldados entrarán en contacto con los inmigrantes, de momento se están dedicando a instalar las vallas alambradas. 

“Obviamente, es una misión moral y ética apoyar a nuestros patrulleros fronterizos”, dijo Mattis.

“Los ojos del mundo en este momento, ciertamente todos los estadounidenses, están sobre ustedes”, explicó Mattis a los soldados con los que se reunió en la frontera.

Destacó que esta no es una misión tradicional, “estamos aquí debido a la cantidad de inmigrantes que dicen que van a intentar entrar ilegalmente en nuestro país”, añadió.

La orden que Mattis firmó para desplegar las tropas a la frontera suroeste del país expira el próximo 15 de diciembre, pero se podría extender.