Redacción BLes – Una periodista del New York Times (NYT) especializada en la Casa Blanca fue reprendida por sus colegas de profesión por asegurar en un tuit que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, utilizó información privilegiada respecto de los datos de creación de empleo de agosto. 

Todo comenzó cuando el presidente Trump tuiteó el jueves: “¡Números de empleos realmente buenos!”. 

Cuando Trump escribió el tuit los datos oficiales aún no habían sido publicados, ya que estaban previstos para el viernes, así que la periodista se lanzó a cuestionar al presidente. 

[Los grandes medios ocultan el discurso unificador y anti-racista de Trump]

“¿El potus (Presidente de EE. UU. por sus siglas en inglés) obtuvo una vista anticipada de los números… mañana? ¿Y trata de difundirlos con anticipación, lo cual es profundamente cuestionable como una acción de un presidente?”, escribió Maggie Haberman en Twitter. 

Periodista del New York Times queda en evidencia por acusar falsamente a Trump de falsear datos de creación de empleo

Muchos de sus colegas rápidamente señalaron a la periodista que el jueves se publicó el informe de la consultora privada ADP y Moody’s Analytics que mostró un incremento de 195.000 empleos  para el mes de agosto y que muy probablemente el presidente se refería a eso. 

Las cifras publicadas el jueves por la consultora muestran que el número de empleos de agosto superó las estimaciones de Wall Street y encadenó el cuarto mes de subidas consecutivas con 47.000 empleos más que en julio. 

[Putin habría alertado a Bush dos días antes de los atentados del 11-S, afirma exanalista de la CIA]

El corresponsal de la Casa Blanca de Fox News, John Roberts, fue una de las múltiples personalidades de los medios que aclararon a Haberman.

“O tal vez estaba citando el informe de empleo de ADP…”, tuiteó Roberts.

Incluso el veterano corresponsal económico del New York Times, Neil Irwin, pareció ofrecer una suave reprimenda a Haberman y tuiteó:

“Tenga en cuenta que la Casa Blanca no recibirá el informe de empleo principal de BLS, que saldrá mañana por la mañana, hasta altas horas de la tarde. Esto es muy probable sobre el informe de ADP del sector privado y / o los reclamos iniciales semanales”.

Por su parte, el columnista del Epoch Times, Brian Cates, comentó que posiblemente Haberman estaba tratando de empañar unos excelentes números de empleo que no encajan con la narrativa sobre el daño que la guerra comercial con China está provocando en la economía estadounidense. 

“Los medios del DNC [Comité Nacional Demócrata] han estado impulsando durante semanas una narrativa de que la innecesaria guerra comercial de Trump con China y estos nuevos aranceles están matando la economía y la creación de empleo y que nos dirigimos a una recesión. ¿Crees que Maggie quiere informar sobre estos fantásticos números de creación de empleo? Bueno, ella no quiere”, aseguró Cates.

Aaron Blake, del Washington Post, otro medio muy crítico con el presidente no tardó en retractarse de un tweet que había escrito con una crítica muy similar a la de Haberman que acusaba al presidente de romper el protocolo y plantear “problemas de posible uso de información privilegiada”.

Blake tuiteó: “Mea culpa: pensé que Trump podría haber estado previsualizando los números de empleos de BLS antes de que salieran el viernes”.

“Parece evidente que se refería a datos públicos de ADP”, añadió.

Haberman, por el contrario, no solamente no se retractó sino que se mostró ofendida por los comentarios de sus compañeros y volvió a culpar al presidente de su propia confusión, por no haber sido suficientemente claro. 

“Este es un buen twitter, donde la gente que se pregunta acerca de un tweet POTUS poco claro, es reprendida por los reporteros expertos en la materia, lo que da a la Casa Blanca un sentido de justificación, a pesar de que es un tweet en el que POTUS es el que suscita las preguntas en primer lugar”, escribió Haberman.

Campaña de ‘acoso y derribo’ contra el presidente

El NYT es uno de los medios de comunicación estadounidenses más críticos con el presidente Trump y si bien no oculta su cercanía ideológica con el Partido Demócrata, la presión a la que está sometido de parte de este es cada vez mayor. 

Recientemente se produjo una enorme controversia cuando el New York Times tuvo que cambiar su titular de portada del martes 6 de agosto porque reproducía un mensaje de unidad del presidente debido a los intensos ataques de sectores demócratas.

El martes 6 de agosto, el New York Times publicó el siguiente titular en su portada sobre las palabras del presidente tras los trágicos tiroteos de Dayton, Ohio y El Paso, Texas: “Trump pide unidad frente al racismo”.

New York Times tuvo que cambiar su titular de portada del martes 6 de agosto porque reproducía un mensaje de unidad del presidente debido a los intensos ataques de sectores demócratas.   El martes 6 de agosto, el New York Times publicó el siguiente titular en su portada: “Trump pide unidad frente al racismo”.

Tras la presión recibida, la cabecera estadounidense cambió el titular a: “Enfrentando el odio, pero no las armas”.

El martes 6 de agosto, el New York Times publicó el siguiente titular en su portada: "Trump pide unidad frente al racismo".

El periodista Deroy Murdock en su columna del National Review escribió a principios de agosto que la operación de acoso y derribo por parte de los demócratas y sus medios afines contra el presidente es muy peligrosa para la seguridad nacional y la paz en el país.

“Al amortiguar las repetidas llamadas del presidente para socavar a los racistas y unir al país, los medios que odian a Trump brindan ayuda y consuelo a los matones y fanáticos”, aseguró el periodista.

“Cuando los periodistas entierran casi por unanimidad los esfuerzos de Trump para aislar a los que odian y unir a Estados Unidos, el miedo y el odio prosperan”, agregó.

Sigue leyendo:

. Los grandes medios ocultan el discurso unificador y anti-racista de Trump.

. Putin habría alertado a Bush dos días antes de los atentados del 11-S, afirma exanalista de la CIA.

. La acusación contra el juez Kavanaugh tenía una motivación política, admite la abogada de Blasey Ford.