El vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, se reunió con varios defensores de la libertad religiosa el 5 de agosto en la Casa Blanca, participando de la Mesa Redonda Internacional para la Libertad Religiosa. En esta ocasión reafirmó el apoyo del gobierno de su país a todas las religiones en todos los países del mundo.

En particular se refirió al régimen chino, al cual seguirá llamando para que respete los derechos y la libertad de sus ciudadanos para practicar su fe, informó la Casa Blanca.

Uno de los temas tratados contemplaba la posibilidad de que Estados Unidos actue para que China rinda cuentas de las persecuciones y abusos contra los creyentes religiosos de todo tipo. 

[“Las acciones del partido comunista chino son inaceptables”, dice funcionario estadounidense en referencia a la persecución religiosa]

Junto al vicepresidente Pence, estaba el embajador extraordinario de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional, Sam Brownback, y miembros del Consejo de Seguridad Nacional.

También asistieron Russell D. Moore, presidente de la Comisión de Ética y Libertad Religiosa, quien también es un predicador evangélico estadounidense; Bob Fu, jefe de la organización de vigilancia de la persecución de Christain China Aid; David Curry, jefe del grupo internacional de defensa de la persecución cristiana Open Doors USA, entre otros defensores de la libertad religiosa, de acuerdo con The Christian Post.

[Trump se reúne con una practicante de Falun Dafa y otras víctimas de persecución religiosa en la Casa Blanca]

“Tuvimos gente de diferentes religiones, pero nos reunimos para dar un informe en profundidad sobre la serie de asuntos que están ocurriendo contra cristianos, musulmanes, Falun Gong y otras religiones que están siendo perseguidos en China en este momento”, informó Bob Fu, según el mismo medio.

En el mismo sentido, David Curry solicitó a la administración estadounidense a considerar nuevas sanciones contra el régimen chino por sus violaciones de la libertad religiosa.

Otros eventos en defensa de la libertad religiosa

Por otro lado, Sam Brownback, el embajador extraordinario de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional hizo una declaración en Twitter el 29 de julio de 2019:

“El 20 de julio se cumplieron 20 largos años desde que Falun Gong fue prohibido en China. Los practicantes de hoy todavía enfrentan persecución a manos del gobierno chino, incluidos arrestos, torturas y la renuncia forzada de su fe. Las acciones del partido comunista chino son inaceptables”.

Previamente, el 17 de julio, el presidente estadounidense Donald Trump se reunió con 27 víctimas de persecución religiosa en la Casa Blanca. 

Una de las víctimas que asistió fue Yuhua Zhang, de 59 años, ex profesora de la Universidad Normal de Nanjing, quien fue encarcelada ilegalmente por el régimen comunista en China durante más de siete años, y fue torturada repetidamente por negarse a renunciar a su fe como practicante de Falun Dafa.

Falun Gong, una antigua disciplina espiritual de la Escuela Buda llevada al público por el Sr. Li Hongzhi en China y enseñada gratuitamente. Antes de 1999 Falun Dafa tenía entre 70 y 100 millones de seguidores en China, según el Centro de Información de Falun Dafa.

El régimen comunista comenzó a reprimir la práctica el 20 de julio de 1999, casi 20 años antes de la histórica reunión de las víctimas de persecución religiosa con el presidente Trump en la Casa Blanca.

José Ignacio Hermosa – BLes

Le puede interesar: ¿Por qué un gobierno querría herir y dañar a personas que no están en contra de él ni de nadie más? 

videoinfo__video2.bles.com||8af324729__