Redacción BLes – El estado de Michigan ha logrado reducir el consumo de opioides prescritos en un tercio tras siete meses de aplicar nuevos protocolos médicos de prescripciones postoperatorias. 

El Michigan Surgical Quality Collaborative (MSQC) es un proyecto colaborativo de mejora de calidad en todo el estado que mantiene un registro clínico de procedimientos quirúrgicos generales, vasculares y ginecológicos, capturando una muestra aleatoria de 50.000 pacientes por año.

El objetivo de este programa es desarrollar y difundir prácticas de prescripción postoperatorias de medicamentos y medir el efecto de estas prescripciones. 

[La epidemia del opio, el letal problema que Trump quiere cortar de raíz]

Los opioides u opiáceos se prescriben ampliamente después de la cirugía y los medicamentos sobrantes se suelen desviar a la sociedad, explican los autores del programa en el New England Journal.

Los últimos años muchos estudios demostraron que un efecto secundario de estos tratamientos postoperatorios con opioides fue una dependencia a largo plazo de estas drogas lo que ha provocado una grave epidemia de opioides en Estados Unidos. 

[Los distribuidores de opioides pagarían US$10.000 millones por los graves daños causados a la salud pública]

Apenas seis meses después de llegar a la Casa Blanca el presidente Donald Trump declaró la crisis de los opiáceos como una emergencia nacional de salud pública conforme a la ley federal y ordenó la elaboración de un informe para analizar los orígenes de la crisis, los canales de distribución de esta droga, ambos legales e ilegales y las acciones necesarias para superar el problema. 

Y precisamente entre las acciones propuestas por el informe para superar esta crisis estaban la promoción de buenas prácticas en la prescripción de los opioides, la creación de programas de vigilancia de las prescripciones y educación de los proveedores y médicos. 

“Realizamos un análisis de series de tiempo interrumpido para comparar la prescripción postoperatoria de opioides antes y después de la publicación de las guías”, explican los científicos.

Una encuesta realizada entre 12.000 pacientes de 43 hospitales que siguieron el protocolo reveló que cuando se redujo la administración de opioides no se registró ninguna disminución de la satisfacción del paciente en lo que respecta al dolor. 

Los médicos prescribieron ocho píldoras menos por paciente, disminuyendo de 26 a 18, en nueve procedimientos quirúrgicos comunes que incluyen reparación de hernia, apendicectomía e histerectomía, una reducción de casi un tercio.

“No estamos tratando de negar a los pacientes narcóticos”, dice la Dra. Joceline Vu, uno de las autoras del artículo y residente de cirugía general en la Universidad de Michigan según el medio.

“Hay un nivel aceptable en el que las personas están felices y aún tienen su dolor bajo control, pero hemos reducido el número al mínimo”, aseguró. 

Cada día mueren en Estados Unidos más de 130 personas por sobredosis de opioides, afirma el Instituto Nacional de Abuso de Drogas de Estados Unidos (NIH por sus siglas en inglés). 

“El uso indebido y la adicción a los opioides, incluidos los analgésicos recetados, la heroína y los opioides sintéticos como el fentanilo, es una grave crisis nacional que afecta la salud pública y el bienestar social y económico”, asegura el organismo gubernamental. 

A fines de la década de 1990, las compañías farmacéuticas aseguraron a la comunidad médica que los pacientes no se volverían adictos a los analgésicos opioides recetados, y los proveedores de atención médica comenzaron a recetarlos a tasas más altas, explica el NIH.

En 2017, más de 47.000 estadounidenses murieron como resultado de una sobredosis de opioides, incluidos los opioides recetados, la heroína y el fentanilo fabricado ilícitamente, un poderoso opioide sintético.

¿Qué son los opioides?

La adormidera es una planta medicinal utilizada por las civilizaciones antiguas. Mitigaba el dolor, elevaba el estado anímico, relajaba, atenuaba el estrés, la melancolía y la ansiedad. Con el amanecer de la química moderna a principios de 1800, la morfina, la codeína y la tebaína se purificaron a partir de la adormidera, Papaver somniferum, y sus estructuras químicas identificadas.

Curiosidad científica o la optimización de las propiedades medicinales llevó a los químicos a sintetizar variaciones de estos opiáceos naturales. Los productos finales incluían heroína, oxicodona, oximorfona, hidrocodona, hidromorfona y otros.

Para evitar la dependencia de la planta de adormidera para los opiáceos, nuevos compuestos como la metadona, meperidina, fentanilo, tramadol, U47700, se crearon posteriormente. Estas drogas eran estructuralmente distintas de la morfina, pero dirigidas a los mismos receptores y circuitos de reducción del dolor / inducción del placer como los análogos derivados naturalmente de las plantas, como la morfina.

Individuos susceptibles, tanto usuarios médicos como no médicos, descubrieron las propiedades euforizantes de los potentes opiáceos cuando estos se administraban rápidamente en el cerebro, especialmente fumados o inyectados.

Nombres de algunos de los opioides más recetados

Los opioides son una clase de medicamentos que incluye todo, desde heroína hasta analgésicos recetados legales, como oxicodona, hidrocodona, codeína y morfina.

    • Fentanilo – Es 50 veces más potente que la heroína.
    • Hydrocodone.
    • Oxycodone.
    • Hydromorphone.
    • Oxymorphone.
    • Buprenorphine.
    • Tramadol.
    • Methadone.

Le puede interesar: Impactante informe sobre el macabro turismo de trasplantes en China

videoinfo__video2.bles.com||e7ab1c649__