Redacción BLes – Un tribunal federal estadounidense desestimó el lunes muchos de los cargos interpuestos contra los periodistas que expusieron el tráfico de partes de bebés abortados que desarrolla la multinacional del aborto Planned Parenthood (PPFA por sus siglas en inglés). 

David Daleiden, Sandra Merritt y otros responsables y periodistas del Centro para el Progreso Médico (CMP por sus siglas en inglés) llevan años luchando en los tribunales tras haber sido demandados por PP. 

Los investigadores grabaron en 2015 una serie de vídeos encubiertos donde se evidenció que la multinacional del aborto comerciaba y vendía partes de bebés abortados, algo prohibido por ley, informó Operation Rescue.

Se hicieron pasar por una organización que estaba interesada en comprar partes de bebés y cuerpos completos de fetos abortados y grabaron las conversaciones en vídeo de manera encubierta. 

El juez William Orrick, de la Corte del Distrito Norte de California, emitió una orden final de 137 páginas donde determinó que Planned Parenthood carece de evidencia suficiente para llevar a juicio varios de sus 15 cargos contra los investigadores.

[ El presidente Trump recorta US$60 millones de fondos a la multinacional abortista Planned Parenthood]

Entre los cargos presentados por PPFA y desestimados por el fallo judicial se encuentran, allanamiento de instalaciones, grabar sin permiso, invasión de privacidad e incumplimiento de contrato.

Significativamente, el tribunal también dictaminó que la Primera Enmienda prohíbe además las reclamaciones de Planned Parenthood por daños supuestamente derivados de la publicación de los vídeos encubiertos o la reacción del público a esos vídeos.

Una parte muy importante de la demanda está basada en estos supuestos daños, según explica Liberty Counsel, organización sin ánimo de lucro que representa a los demandados.

[El oscuro negocio detrás de las clínicas de aborto en EE. UU. y otros lugares del mundo]

Sin embargo, el más grave de todos los cargos, el de Organizaciones Corruptas y Estafadoras (RICO por sus siglas en inglés), se mantiene y será un jurado el que resolverá si los investigadores son responsables de conspiración en el proceso que comenzará el próximo 2 de octubre. 

“La demanda de Planned Parenthood no es más que un intento de intimidar y silenciar la verdad sobre su espeluznante práctica de aborto”, dijo el fundador y presidente de Liberty Counsel, Mat Staver, según LifeNews.

Liberty Counsel representa a Merritt y asegura que ha presentado evidencia de que Planned Parenthood, no ha sufrido daños, ni tiene base legal alguna para la demanda.

“La Corte Suprema dictaminó que RICO no puede usarse para silenciar la libertad de expresión y eso es precisamente lo que Planned Parenthood está tratando de lograr”, añadió. 

PPFA es el mayor proveedor de abortos de Estados Unidos y realiza casi 300.000 abortos al año, un 32% del total de 1.058.000 abortos anuales del país, afirma el CMP. 

Le puede interesar: “Aún estaba vivo”: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__