Redacción BLes – Según diversos informes que han trascendido en los medios en las últimas horas, el inspector general del Departamento de Justicia (DOJ por sus siglas en inglés), Michael Horowitz, habría encontrado pruebas de que un agente del FBI manipuló un documento de investigación clave relacionado con el posible abuso de la aplicación FISA de un exasesor de la campaña de Trump. La eventual manipulación habría sido suficiente para cambiar la orientación del documento durante la Administración Obama.

Horowitz testificará en el Senado el 11 de diciembre sobre los hallazgos de la investigación de posibles abusos de FISA.

En un diálogo con Fox News, el presidente del Comité Judicial del Senado, Lindsey Graham, republicano de Carolina del Sur, adelantó que el amplio informe del inspector general sobre las acusaciones de la Ley de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera (FISA, por sus siglas en inglés) justifica el abuso contra el exayudante de la campaña de Trump, Carter Page.

En ese marco, la CNN anunció ayer que Horowitz expondrá una nueva evidencia relacionada con el documento alterado, que habría permitido la aplicación de la orden judicial FISA del FBI para vigilar a Page.

The Washington Post, por su parte, confirmó la noticia pero horas después de publicar su reporte, removió la parte de su reportaje de que el empleado del FBI involucrado trabajaba “bajo” Peter Strzok, el ex jefe de contrainteligencia del FBI.

Strzok era una de las personas encargadas de llevar a cabo la investigación para eventualmente ejecutar la orden FISA que permitiría vigilar secretamente alguna injerencia extranjera durante la campaña presidencial 2016.

Sin embargo, la conducta de Strzok podría haber sido tendenciosa para perjudicar al entonces candidato presidencial republicano Donald Trump. De hecho, a principios de esta semana, el DOJ detalló la existencia de varios de mensajes de texto ‘anti-Trump’ enviados por Strzok cuando dirigía la investigación, informó Fox News.

“La persona bajo escrutinio no ha sido identificada, pero no es un funcionario de alto rango – trabajó bajo la dirección del ex subdirector Peter Strzok, según personas familiarizadas con la investigación que hablaron bajo la condición de anonimato para discutir material que aún no se ha hecho público”, había publicado el Post en un párrafo ahora borrado.

El medio liberal finalmente agregó una “Corrección” al final del reportaje: “Una versión anterior de esta historia declaraba erróneamente que el empleado del FBI que estaba siendo investigado por alterar un documento trabajaba bajo la dirección del ex Subdirector Adjunto Peter Strzok. El empleado era un abogado de bajo nivel en la Oficina del Asesor General y no dependía del subdirector”.

Más allá de eso, Horowitz habría encontrado que el empleado del FBI estaba lo suficientemente involucrado en el proceso FISA como para declarar falsamente que tenía “documentación que respaldaba una reclamación que había hecho en discusiones con el Departamento de Justicia sobre la base de los hechos” para la solicitud de la orden FISA, reportó el Post.

Entonces, el empleado del FBI supuestamente “alteró un correo electrónico” para corroborar su versión inexacta de los hechos.

Esa alteración podría haber servido de justificación para aplicar la orden FISA y que finalmente el FBI llamara a Page “un agente de una potencia extranjera” en 2016.

Según fuentes consultadas por Fox News en octubre de 2019, la investigación del fiscal John Durham -quien lleva a cabo la causa sobre la posible mala conducta del FBI y el Departamento de Justicia en el período previo a las elecciones de 2016 hasta la primavera de 2017- ha pasado a ser una investigación criminal completa, lo que significa que el ex-abogado del FBI que habría adulterado los documentos está ahora bajo investigación criminal.

Los republicanos y el presidente Trump han argumentado que los supuestos abusos de FISA por parte del FBI, que se produjeron cuando la agencia federal buscaba vínculos criminales entre el equipo de campaña de Trump y Rusia durante la campaña presidencial de 2016, tenían motivaciones políticas.

De hecho, en los últimos meses, se han descubierto una serie de documentos que corroboran esas afirmaciones, por ejemplo:

– Mensajes de texto obtenidos por Fox News mostraron que antes de que se aprobara la solicitud FISA los agentes del FBI estaban lidiando con un alto funcionario del Departamento de Justicia que tenía “continuas preocupaciones” sobre el “posible sesgo” de una fuente fundamental para la solicitud.

– Asimismo, los mensajes de 2016, enviados entre Lisa Page y el entonces Subdirector del FBI Andrew McCabe, también revelaron que los miembros de la oficina de inteligencia circularon al menos dos artículos de blogs ‘anti-Trump’.

– Esos mensajes de texto, según un reporte del mencionado medio estadounidense, se basaron en parte en información del ex espía británico Christopher Steele quien citó los supuestos vínculos de Page con Rusia. El FBI aseguró al tribunal de FISA que los medios de comunicación corroboraron de manera independiente las afirmaciones de Steele, sin embargo luego salió a la luz que Steele filtraba previamente esos datos a los medios la información.

– El FBI no afirmó claramente que Steele trabajaba para una empresa contratada por la campaña de Hillary Clinton y el Comité Nacional Demócrata (DNC, por sus siglas en inglés).

En efecto, gran parte del expediente Steele ha sido desacreditado o infundado. De hecho, el extenso informe del fiscal especial Robert Mueller no encontró evidencia alguna sobre la supuesta colusión entre los miembros de campaña de Trump y el Kremlin.

Crédito de la imagen de portada: Michelangelo Carrieri / Flickr.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: ¿Por qué el primer año de la presidencia de Donald Trump es considerado un hito histórico?

Ad will display in 09 seconds
Temas:

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.