Redacción BLes – Un vecino salvó a una mujer y sus dos hijos, que estaban siendo víctimas de violencia doméstica, abatiendo a su agresor con su arma en Florida, Estados Unidos. 

Todo sucedió cuando el hombre, cuya identidad no ha trascendido, se percató de que una vecina estaba gritando pidiendo ayuda desde su casa en una zona residencial en las afuera de la ciudad de Tampa, explicó un oficial de policía al medio ABC News

El hombre, que estaba cortando el césped, vio cómo la mujer sacaba a los niños de la casa por la ventana del segundo piso para alejarles del agresor que la estaba atacando dentro de la vivienda. 

[Un empleado armado impidió un tiroteo masivo contra personas inocentes en un bar de Estados Unidos]

“Esa tiene que ser una escena horrible para alguien, una víctima que saca a los niños pequeños por la ventana de un segundo piso porque temen tanto por sus vidas dentro de la casa”, explicó al mismo medio el Sheriff del condado de Pasco, Chris Nocco. 

En ese momento el vecino reaccionó rápidamente y se apresuró a rescatar a los niños y ponerlos a salvo. 

[San Francisco propone ‘maquillar’ los términos ‘delincuentes’ y ‘convictos’ en medio de una grave crisis de criminalidad]

Sin embargo, el agresor se percató de su presencia, salió de la casa y se enfrentó con él.

“El vecino regresó a su propiedad”, explicó el sheriff, “pero luego el sospechoso sacó un arma y disparó contra él”, informó ABC News.

El residente, que tenía un arma, devolvió los disparos y finalmente abatió al violento agresor. 

“Trató de calmar la situación”, dijo Nocco sobre el vecino, pero cuando el sospechoso disparó, se defendió.

La Oficina del Sheriff se ha negado a identificar a cualquiera de las personas involucradas, en virtud de la Ley de Marsy, una enmienda constitucional estatal destinada a proteger a las víctimas de delitos, según Tampa Bay Times.

En medio del intenso debate sobre el derecho a la posesión de armas de fuego y a la legítima defensa, casos como este, que no suelen recibir tanta atención mediática, ofrecen otra perspectiva y son más frecuentes de lo que parece. 

La semana pasada un joven armado detuvo lo que probablemente podría haber terminado en un tiroteo masivo en Georgia, Estados Unidos, según Fox 5.

Según señalaron las autoridades, el sábado por la mañana, Kevintez Mathewis amenazó con disparar a las personas que se encontraban en un bar luego de ser expulsado, en varias ocasiones, por el personal de seguridad.

Testigos informaron al canal estadounidense que Mathewis, de 27 años, se encontraba enojado y furioso por haber sido expulsado del Fat Boys Bar and Grill, ubicado en la autopista 16 de Newnan.

Mathewis intentó entrar nuevamente, esta vez pistola en mano, cuando apareció en escena Ben McCoy, empleado del local fuera de servicio.

Este rápidamente sacó un rifle de su automóvil y se enfrentó al pistolero, recibiendo varios disparos antes de que el agresor se diera a la fuga. 

videoinfo__video2.bles.com||ddcea61f9__

Diputados del condado de Coweta, citados por Fox 5, destacaron que la maniobra de McCoy evitó lo que pudo haber sido una tragedia: un tiroteo masivo contra personas inocentes.

Mientras que sectores progresistas y la izquierda argumentan que los civiles armados representan un peligro para la sociedad, políticos de derecha y personas conservadoras apuntan que personas preparadas y respetuosas de la ley con armas pueden salvar vidas.

“Es casi imposible argumentar que este buen tipo con un rifle no salvó vidas este fin de semana”, señaló al respecto Andrew J. Sciascia, colaborador del periódico The Western Journal.

La Segunda Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos consagra el derecho de los ciudadanos a portar armas de fuego y ejercer la legítima defensa.

Le puede interesar: “Esto es tan atroz, tan horrible, la humanidad no puede ser tan mala…”

videoinfo__video2.bles.com||1df94c986__