Redacción BLes – “Potencias activamente hostiles” y “competidores mundiales” de EE. UU., como del régimen chino, están explotando las políticas de visados internacionales para estudiantes con el objetivo de espiar industrial y militarmente los secretos del gigante norteamericano, afirmó Dan Cadman, miembro del Centro de Estudios de Inmigración (CIS).

Asimismo enfatizó que este asunto es “un punto débil de la seguridad nacional estadounidense”, y señaló que “como dijo Mao Zedong, un mar en el que los peces pueden nadar”.

“Aunque Mao hablaba de la guerrilla entre la gente, es igualmente cierto que los estudiantes extranjeros y los académicos de intercambio, en virtud de su tamaño, su diversidad y la apertura de los ambientes del campus, actúan como un lugar perfecto en el que las personas que se dedican al espionaje o las personas que son malintencionadas pueden esconderse sin ninguna posibilidad real de que sean detectadas, al menos hasta que llegue el momento oportuno”, describió.

[EL GOBIERNO DE CHINA PROHÍBE TOMAR VUELOS A MÁS A 2,5 MILLONES DE CHINOS]

Explicó que tal debilidad se debía a dos razones mayores. En primer lugar, destacó que muchas instituciones de educación superior reconocen “los beneficios monetarios de aceptar estudiantes extranjeros cuyos gobiernos a menudo pagan sus cuotas”.

La segunda es la falta de control “sobre el número, lugar de origen, o cursos y estudios de investigación de estudiantes extranjeros y becarios de intercambio”, que muchos gobiernos están usando para “espiar y robar importantes secretos de defensa y comerciales, así como avances tecnológicos de vanguardia”, para ahorrarse tiempo y dinero en investigación.

[EE. UU. ADVIERTE QUE LA REPRESIÓN VIOLENTA CONTRA MANIFESTANTES PACÍFICOS EN HONG KONG ES “UN ERROR”]

Para muchas naciones -China es un buen ejemplo-, el espionaje es un “asunto de familia” y anima a todos sus estudiantes y estudiosos a traer información importante a casa siempre que se presente la oportunidad, aseveró Cadman.

En este punto, especificó que durante el año académico 2017-2018, según el Instituto de Educación Internacional (IIE), hubo 363.341 alumnos chinos matriculados -lo que supone un incremento del 3,6% respecto al curso 2016-2017-, muy por encima del segundo grupo de estudiantes extranjeros, los saudíes con 44.432 -reflejando una disminución del 15,5% con respecto al año anterior-.

Permisos de permanencia y movilidad ilimitados

Además, los visitantes temporales obtienen visas por 90 días o seis meses, mientras que los estudiantes extranjeros y los investigadores pueden permanecer de seis a ocho años y operar sin ser molestados en el ambiente más abierto de Estados Unidos.

“La abrumadora cantidad de casos de contrainteligencia en nuestro país ahora involucran a ciudadanos chinos”, dijo hace algunas semanas el vicepresidente de la Comisión de Inteligencia del Senado, Mark Warner, en una audiencia en el Consejo de Relaciones Exteriores en Washington, de acuerdo a VOA.

Warner denunció que el gobierno chino incluso profiere amenaza si los estudiantes se rehusan a espiar. “Los servicios de espionaje chinos están amenazando literalmente a las familias chinas”, aseguró.

“Si su hijo o hija no regresa [de los Estados Unidos], y no regresa con propiedad intelectual, usted y su familia estarán en peligro”, señaló en su afán por desenmascarar el plan de “enfoque social” que, en su opinión, ha puesto en marcha por la inteligencia china.

Asimismo, alertó sobre los “Institutos Confucios” que se establecieron en universidades de todo Estados Unidos bajo el pretexto de promover la educación sobre la lengua y la cultura chinas, pero que muchos funcionarios académicos empiezan a ver como “nada más que agentes de los servicios chinos para espiar a los estudiantes chinos y hacerlos responsables”.

Le puede interesar: Impactante informe sobre el macabro turismo de trasplantes en China

videoinfo__video2.bles.com||e7ab1c649__