La manera en que sus hijos son educados es probablemente una de las decisiones más importantes que los padres pueden tomar. Por lo tanto, la elección debe descansar en ellos y sólo en ellos.

De eso se trata la Semana Nacional para la Elección de Escuela: De celebrar las políticas que ponen a los padres en el lugar que les corresponde, en el asiento del conductor de la educación de sus hijos.

Un ejemplo: El Programa de Becas de Oportunidad de Washington, D.C. Durante los últimos 15 años, ha sido una línea de vida educativa para los niños de familias de bajos ingresos en la capital de la nación.

El D.C. OSP, que proporciona vales a las familias que cumplen los requisitos, ha permitido que casi 11.000 niños encuentren una escuela privada segura y efectiva que satisfaga sus necesidades. Está ayudando a algunos de los niños más vulnerables del Distrito, que provienen de familias con ingresos anuales promedio de poco más de 23.000 dólares.

El programa no se llevó a cabo por que sí. Líderes visionarios en el Congreso, como el representante Dick Armey, republicano de Texas, y defensores de las opciones de educación de los padres, como Virginia Walden Ford, lucharon temprana y arduamente por el OSP de Washington, D.C.

Se convirtió en un asunto personal para Virginia Walden. Vio a su hijo, William, que estaba pasando por un momento difícil en una escuela pública tradicional, viéndose arrastrado por la multitud. Que un vecino la ayudara a solicitar una beca privada, dice, marcó la diferencia en el mundo.

Según cuenta en el documental de la Fundación Heritage “Let Me Rise”: “William pudo asistir a la escuela que elegí, y eso fue lo mejor para él. En un par de meses lo vi pasar de ser un niño que odiaba ir a la escuela, [que] estaba fracasando en todo, a este niño [que] está totalmente involucrado en el aprendizaje. Y cuando le pregunté por qué, me dijo que por primera vez en su experiencia educativa, sentía que a la gente realmente le importaba si aprendía o no”.

La transformación en su hijo, dice Virginia, fue “casi mágica”.

Luego trabajó incansablemente para que le llegara la misma oportunidad a los niños de todo el Distrito. Y en 2004, los primeros estudiantes comenzaron a recibir becas de la OSP.

El Congreso estableció el Programa de Becas de Oportunidad de Washington, D.C. en parte debido a la preocupación generalizada por el bajo rendimiento de las escuelas públicas del Distrito. En 2002, sólo el 10 por ciento de los alumnos de cuarto grado y el 9 por ciento de los de octavo grado de las escuelas públicas de Washington, D.C. se mostraban competentes a la hora de leer, según la Evaluación Nacional de Progreso Educativo. Los bajos niveles de rendimiento, junto con las altas tasas de deserción escolar y las preocupaciones sobre la seguridad escolar, catalizaron la reforma.

Varios años después de que se estableció el D.C. OSP, el profesor Patrick Wolf de la Universidad de Arkansas dirigió una evaluación del programa ordenada por el Congreso. Encontró aumentos estadísticamente significativos en las tasas de graduación de los estudiantes que usan un vale para asistir a una escuela privada de su elección. El equipo de Wolf encontró que el uso de vales en el D.C. OSP aumentó los índices de graduación en 21 puntos porcentuales.

No es sorprendente que los padres de los estudiantes de OSP digan que están muy contentos con el programa. Consideran que la escuela elegida de su hijo es más segura y están significativamente más contentos con la escuela elegida de su hijo. No es de extrañar que haya más del doble de solicitantes por cada beca disponible en Washington, D.C.

La elección de la escuela también es rentable. Está mejorando la educación de una manera que los programas federales de educación a gran escala -en los que los contribuyentes estadounidenses han gastado unos 2 billones de dólares en el último medio siglo a nivel federal- nunca lo han hecho por sí solos.

La capacidad de que la elección de la educación cambie la vida de las familias está en el corazón de su increíble crecimiento en los estados. En el año 2000, por ejemplo, sólo cuatro programas de elección de escuela estaban en funcionamiento en los Estados Unidos. Hoy en día, hay 63 programas que apoyan la elección de escuelas privadas en 29 estados y en el Distrito de Columbia (26 programas de vales que operan en 15 estados; 23 programas de becas de crédito fiscal en 18 estados; y cinco programas de cuentas de ahorro para la educación en cinco estados).

Es hora de que el Congreso sea tan visionario ahora como lo fue cuando estableció el Programa de Becas de Oportunidad de Washington, D.C. y que amplíe las opciones de escuelas en la capital de la nación a todos los niños que viven allí.

La elección de la escuela fue un salvavidas para Virginia Walden Ford y su familia. No cabe duda de que los otros 11.000 niños que recibieron una beca de oportunidad

Por Kay Coles James, presidenta de la Fundación Heritage. Anteriormente, James fue director de la Oficina de Administración de Personal de Estados Unidos y secretario de Salud y Recursos Humanos de Virginia. También es la fundadora y presidenta del Instituto Gloucester – The Daily Signal

Ir a la Portada de BLes.com.

¿Conoce nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbase!

Categorías: América EE. UU.