Redacción BLes – El reportero, activista Pro-Vida e investigador David Robert Daleiden, fundador del Centro para el Progreso Médico con sede en California, testificó ante un tribunal federal de EE. UU. que la sucursal de Planned Parenthood Gulf Coast de Houston, quería vender los hígados de los bebés que abortaban a 750 dólares la unidad.

Daleiden explicó que él y Sandra Merritt -haciéndose pasar por compradores de restos fetales- concertaron una reunión con personal del centro de abortos masivo de seis plantas de la ciudad más poblada del estado de Texas, tras la cual enviaron un borrador del contrato en el que se ofrecían a pagar “750 por hígado fetal”, aseguró el fundador y presidente del grupo de abogados conservadores Liberty Counsel, Mat Staver.

Posteriormente, Daleiden se enteró de que un administrador “le envió ese contrato a su supervisora, quien dijo que quería seguir adelante con eso”, citó Staver enfatizando que resulta “enfermizo y retorcido vender partes del cuerpo de un bebé”.

“Pero cobrar 750 dólares es indignante por sí solo”, añadió detallando que la ley prohíbe pagos más allá de los costos “razonables” en cuanto a “transporte, implantación, procesamiento, preservación, control de calidad o almacenamiento de tejido fetal humano”.

Cabe destacar que este testimonio, según Staver, también choca con la afirmación realizada en 2015, por la entonces presidente de Planned Parenthood, Cecile Richards, quien aseguró cuando comenzaron a aparecer los primeros vídeos -grabados con cámara oculta- que denunciaban las presuntas ventas de partes de bebés abortados, que la compañía “no genera ganancias en ninguna donación de tejido fetal” como ordena la ley, lo que cobra son “simplemente costos”.

Por otro lado, la última declaración de Daleiden no excede el marco de la realizada ese mismo año por la directora de investigación de Planned Parenthood Gulf Coast, Melissa Farrel, en otra conversación grabada en secreto por el mismo Daleiden.

Un aumento en el “flujo de ingresos”

Farrell mencionó que la venta de partes de bebés no nacidos aumentaba el “flujo de ingresos” de Planned Parenthood.

“Mi departamento contribuye mucho a los resultados de nuestra organización… Nuestro departamento de investigación es el más grande en los Estados Unidos, más grande que cualquiera de los otros afiliados combinados”, continuó diciendo.

Además, describió que Planned Parenthood estaba dispuesto a “alterar” el proceso de los abortos, algo ilegal porque puede representar graves riesgos para la mujer, y así “obtener cadáveres fetales intactos”, que una vez diseccionados puedan venderse por partes, o como expresó, servirlos a demanda.

Michael Robert Daleiden y Sandra Merritt, los dos periodistas independientes que destaparon que Planned Parenthood se lucra vendiendo las partes de los bebés que aborta, han sido demandados ante un tribunal federal por más de una docena de cargos por la propia multinacional abortista, quien los acusa de obtener sus pruebas y vídeos de forma ilícita.

Si son declarados culpables de los cargos estatales elaborados por la acusación, Daleiden y Merritt podrían pasar más de una década en la cárcel. En las próximas semanas la Justicia estadounidense deberá decidir si el caso penal irá definitivamente a juicio.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: Aún estaba vivo: Médico revela la sustracción de órganos a practicantes de Falun Dafa en China

videoinfo__video2.bles.com||aebedd5f0__

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.