Redacción BLes – La Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, conocida como DACA, está decidiendo su futuro y viabilidad en la Corte Suprema de los Estados Unidos tras años de debate en el Congreso y el Senado. 

El programa implementado en 2012 a través de una Orden Ejecutiva del entonces presidente Barack Obama permitió que cientos de miles de inmigrantes, que entraron de manera ilegal en Estados Unidos siendo niños, permanecieran en el país y pudieran estudiar y trabajar. 

Sin embargo, la realidad es que el expresidente demócrata de los EE. UU. no tenía potestad para regular unilateralmente sobre esta materia sin la aprobación del Congreso y esto es algo que Obama sabía cuándo promulgó e implementó la ley. 

En base a esto, el presidente Donald Trump, suspendió el programa DACA en 2017 poniendo fin a una amnistía administrativa que se aprobó de manera inconstitucional y que ahora ha llegado a la Corte Suprema de los Estados Unidos. 

1.- Obama sabía que DACA era inconstitucional

En 2010 cuando los demócratas presionaron a Obama para que regulara unilateralmente sobre inmigración Obama respondió: 

“No soy un rey. No puedo hacer estas cosas por mí mismo”, dijo el demócrata de acuerdo con la Fundación Heritage

En mayo de 2011 Obama volvió a explicar que él no tiene potestad para legislar sobre inmigración: 

“Los defensores de los inmigrantes querrían que yo me saltara al Congreso y cambiara la ley yo mismo, pero no es así cómo funciona la democracia”, aseguró Obama según la Fundación Heritage. 

Sin embargo, en 2012 lo hizo, y prometió a los inmigrantes ilegales menores de 30 años que no serían deportados y que tendría permisos de trabajo, acceso a la Seguridad Social y otros beneficios del gobierno. 

Y lo hizo sabiendo que las leyes de inmigración aprobadas por el Congreso no le dan al presidente la capacidad de hacerlo. De hecho, el Congreso rechazó específicamente proyectos de ley para proporcionar tales beneficios.

2.- Los demócratas rechazaron un acuerdo para proteger a los ‘soñadores’ por ley

El presidente Trump ofreció proteger por ley a los ‘soñadores’, nombre con que se conoce a estos jóvenes inmigrantes, de la deportación a cambio de su apoyo para el proyecto de construcción del muro fronterizo. 

Sin embargo, los demócratas rechazaron el acuerdo, dejando así desprotegidos a los ‘soñadores’ solo por no facilitar que el presidente Trump cumpliera una de sus promesas de campaña estrella. 

Y eso teniendo en cuenta que es un proyecto que sí habían suscrito en 2006 durante la presidencia del presidente republicano George W. Bush. 

La ley Secure Fence Act, (valla segura en inglés) aprobada en 2006 bajo la presidencia de Bush con el apoyo del entonces senador Barack Obama y Hillary Clinton entre otros demócratas, establecía la construcción de 1126 kilómetros de cercas y tecnología de vigilancia mejorada, como drones no tripulados, sensores terrestres, satélites, cobertura de radar y cámaras, de acuerdo con el medio USA Today.

3.- Decenas de miles de ‘soñadores’ son criminales

El programa DACA dio beneficios y protección a miles de extranjeros ilegales con antecedentes penales, de acuerdo con el Centro de Estudios de Inmigración de Estados Unidos (USCIS). 

Según los datos del USCIS, 54.000 de estos inmigrantes ya tenían antecedentes penales cuando solicitaron su admisión en el programa, de ellos 17.000 habían sido arrestados en más de una ocasión acusados de crímenes y 8.000 volvieron a ser arrestados tras recibir los beneficios del programa. 

En estos momentos el futuro del DACA será decidido en la Corte Suprema, aunque el presidente Trump ha adelantado que si el alto tribunal falla a favor de la suspensión del programa DACA ofrecerá a los demócratas un acuerdo para permitir que los más de 300.000 ‘soñadores’ que ya están en el país, puedan quedarse, de acuerdo con OAN

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: El momento preciso, el lugar preciso, la gente precisa

videoinfo__video2.bles.com||d7da7b8ab__

Categorías: América EE. UU.

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.