Ya son 75 las ballenas grises muertas y encalladas en las playas de la costa oeste de los Estados Unidos tan solo en lo que va corrido del año 2019, por lo que el Servicio Nacional de Pesca Marítima (NOAA Fisheries) ya no dispone de espacio para ubicarlas.

videoPlayerId=9df51d1dc

En el estado de Washington al menos 30 de estos enormes cadáveres de mamíferos marinos han hecho aparición, por lo que la entidad oficial se sintió en la necesidad de pedir ayuda a los vecinos voluntarios que pudieran ceder parte de su espacio privado para permitir el proceso de descomposición en sus propios campos, informó el medio local ABC 3340.

Por su parte el propietario Mario Rivera y su esposa Stefanie Worwag no tienen ningún problema con dejar que en su playa de Port Hadlock tenga lugar el proceso orgánico que puede demorar meses, a pesar de que en las primeras etapas despida un olor poco común.

“Soy veterinaria. Así que, para mí, es interesante ver lo rápido que ocurre. Qué tipo de criaturas animales atrae. Y también ayudé con la necropsia. Por lo tanto, es un evento totalmente diferente al de un perro o un gato”, dijo ella de acuerdo con el mismo medio.

Igualmente, Rivero comentó que “el olor no es tan malo, pero tenemos nuestros momentos”, “Pero lo bueno es que es temporal. Tal vez un mes más o menos y después de eso, el olor desaparece”.

“Con ésta, [ballena], cuando hicimos la necropsia, encontramos mucha hierba de anguila en su estómago. Y la hierba de anguila no es parte de su dieta, lo que significa que básicamente estaban alimentándose desesperadamente, alimentándose desesperadamente. Es como un humano hambriento comiendo hierba para mantenerse vivo y no puede. Esa es la parte muy triste”, agregó el colaborador.

Una posible causa de las muertes

Para el NOAA una posible causa de la gran mortandad de estos cetáceos es que no obtuvieron suficiente alimento durante su última temporada de alimentación en el Ártico durante el verano.

Muchas de estas ballenas grises varadas que han visto estaban delgadas y desnutridas.

Las ballenas muertas son remolcadas y colocadas en la playa para realizar una necropsia. Los cadáveres son asegurados para que no se escapen flotando.

José Ignacio Hermosa – BLes

Suscríbete a nuestro canal de Telegram y recibe las 5 noticias más destacadas del día de BLes.com.

Le puede interesar: Los 36 occidentales que viajaron a China a defender su fe

videoPlayerId=aa0e691de

Video Destacados