Redacción BLes – El hombre que falleció a consecuencia del ataque de una peligrosa ave que tenía de mascota, no tenía los permisos para tenerla, ha revelado el Canal WKMG. 

Esta ave, originaria de Australia y Nueva Guinea, se llama casuario, mide casi dos metros de altura, pesa unos 80 kilos y tiene garras de 10 centímetros; es un animal sumamente peligroso. 

Por ello la Comisión para la Conservación de la Fauna y la Pesca de Florida (FWC) exige a los propietarios de los casuarios “experiencia sustancial” en su cuidado y cumplimiento con unos requisitos específicos del hábitat necesario para su cautividad.

Según parece Marvin Hajos, de 75 años, no tenía estos permisos reglamentarios.

Las enormes garras del casuario y su morfología recuerdan mucho a los dinosaurios.
Las enormes garras del casuario y su morfología recuerdan mucho a los dinosaurios.

El pasado viernes, según informó un medio local, Hajos se cayó dentro del recinto donde guardaba el ave mientras la alimentaba y el animal le atacó hiriéndole de muerte. 

El anciano murió horas más tarde en el hospital y el casuario fue retirado por las autoridades a un lugar no especificado. Se desconoce su destino final. 

Se ha puesto de moda últimamente el tener animales salvajes como mascotas, algo que los expertos desaconsejan por varias razones: son imprevisibles y se pueden volver agresivos. 

Además, pueden contagiar enfermedades y realmente sufren al estar fuera de su hábitat natural. 

Por otro lado, el contrabando de especies puede poner en serio peligro de extinción algunos animales que ya casi han desaparecido en libertad, como el guacamayo azul

Ir a la portada BLes.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

 

Video Destacados