Redacción BLes – Un exhaustivo estudio realizado por el Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental de la Universidad de Alaska Fairbanks (UAF) en asociación con Arquitectos e Ingenieros por la Verdad del 9/11 halló que el fuego no fue el causante del colapso del edificio n.º 7 del complejo World Trade Center (WTC).

La teoría oficial estableció que el coloso de 47 pisos de altura se desplomó sobre su base tras los trágicos atentados del 11 de septiembre de 2001 -a las 17:20 horas-, al verse afectado por el fuego procedente de las Torres Gemelas -edificios n.º 1 y 2 del World Trade Center-. Quedó completamente destruido en tan solo siete segundos.

Sin embargo, después de invertir 4 años en simulaciones por computadora los científicos de la UAF publicaron el borrador de un informe -que harán definitivo a finales de año- que concluye que el colapso del tercer rascacielos del WTC el 11 de septiembre de 2001 no se debió a ningún incendio, sino “al fallo casi simultáneo de todas las columnas del edificio”.

[Putin habría alertado a Bush dos días antes de los atentados del 11-S, afirma exanalista de la CIA]

“A pesar de los llamamientos para que se preservaran las pruebas, los funcionarios de la ciudad de Nueva York hicieron retirar y destruir los escombros del edificio en las semanas y meses siguientes, lo que impidió que se llevara a cabo una investigación forense adecuada”, especificó ‘Arquitectos e Ingenieros por la Verdad del 11 de septiembre’ en su web.

“Siete años después, los investigadores federales concluyeron que el WTC 7 fue el primer rascacielos con estructura de acero que se derrumbó únicamente como resultado de incendios normales en oficinas”, enfatizaron los especialistas apuntando que las nuevas evidencias invalidan tal hipótesis.

[Las fotos falsas de los incendios en la Amazonia que circulan en las redes sociales]

Petición de reapertura de la investigación

Hace algún tiempo, más de 3.000 arquitectos e ingenieros, tanto en activo como retirados, hicieron un llamado al Congreso de los EE. UU. para que se llevara a cabo una nueva investigación de los tres rascacielos del WTC que resultaron destruidos el 11 de septiembre.

Bajo el nombre de ‘Arquitectos e Ingenieros por la Verdad del 11 de septiembre’, señalaron que había “suficientes dudas sobre la historia oficial para justificar la reapertura de la investigación del 11-S”.

“La nueva investigación debe incluir una investigación completa sobre el posible uso de explosivos que podrían haber sido la causa real de la destrucción de las Torres Gemelas del World Trade Center y el Edificio 7”, especificaron.

“Posible uso de explosivos”

En 2009, una investigación independiente llevada a cabo por un equipo de científicos internacionales descubrió, tras analizar algunas muestras de polvo de los escombros de la zona donde colapsaron los rascacielos, que todas contenían una capa roja de material termitico activo, que incorporaba nanotecnología.

El estudio dirigido por Niels H. Harrit, químico de la Universidad de Copenague, en Dinamarca, determinó que era un material explosivo de gran potencia que explicaría los restos de metal fundido, y por qué los incendios se prolongaron bajo los escombros durante meses.

Fotomicrografías de partículas rojas/grises de las muestras 1-4 del polvo del WTC involucrado en el estudio independiente internacional, mostradas en (a)-(d) respectivamente. El recuadro en (d) muestra el borde de la viruta, lo que revela la capa gris. Los fragmentos rojos/grises están montados en un pedestal de aluminio, usando una lengüeta conductora de carbono, para su visualización en el microscopio electrónico de barrido (SEM).
Fotomicrografías de partículas rojas/grises de las muestras 1-4 del polvo del WTC del estudio independiente internacional. El recuadro en (d) muestra el borde de la viruta, lo que revela la capa gris. Los fragmentos rojos/grises están montados en un pedestal de aluminio, usando una lengüeta conductora de carbono, para su visualización en el microscopio electrónico de barrido (SEM).

En la investigación colaboró, el profesor David Ray Griffin, autor de una obra de referencia en la que desmenuza hasta 115 “Omisiones y manipulaciones de la Comisión Investigadora del 11-S”, que apuntan a desmontar la versión oficial de los atentados del World Trade Center, así como del Pentágono y la Casa Blanca, ocurridos el mismo día fatídico.

A modo de reseña, se destacan a continuación algunos de los puntos que Griffin menciona en su libro que sugieren que los ataques pudieron contar con la complicidad de algunos elementos del gobierno:

1. La omisión de pruebas de que al menos seis de los presuntos secuestradores, entre ellos Waleed al-Shehri, dijeron que probablemente apuñalaron a una azafata en el vuelo 11 antes de estrellarse contra la Torre Norte del WTC, siguen vivos (páginas 19-20).

15. La omisión del hecho de que el hermano del presidente Bush, Marvin, y su primo, Wirt Walker III, eran los dos responsables principales de la empresa encargada de la seguridad del WTC (páginas 31-32).

53. La omisión del hecho de que el Proyecto para el Nuevo Siglo Americano, muchos de cuyos miembros se convirtieron en figuras clave en la administración Bush, publicó un documento en el año 2000 diciendo que “un nuevo Pearl Harbor” ayudaría a su objetivo de obtener fondos para una rápida transformación tecnológica del ejército estadounidense (páginas 117-18).

57. La omisión del informe de que en una reunión en julio de 2001, los representantes de EE.UU. dijeron que debido a que los talibanes se negaron a aceptar una propuesta de EE.UU. que permitiría que el proyecto del oleoducto siguiera adelante, se iniciaría una guerra contra ellos en octubre (páginas 125-26).

109. La falta de investigación sobre cómo los “juegos de guerra” programados para ese día estaban relacionados con la falta de interceptación por parte de los militares de los aviones secuestrados (268-69).

110. El fracaso en discutir la posible relevancia de la Operación Northwoods para los ataques del 11 de septiembre (páginas 269-71).

112. El hecho de no señalar que la supuesta “independencia” de la Comisión [Investigadora del 11 de septiembre] se vio fatalmente comprometida por el hecho de que su director ejecutivo, Philip Zelikow, era prácticamente un miembro de la administración Bush (páginas 7-9, 11-12, 282-84).

En ese marco, el exanalista de la CIA, George Beebee, aseguró recientemente en su nueva obra que el lider ruso, Vladimir Putin, advirtió personalmente -con dos días de antelación- al presidente estadounidense, George W. Bush, para que impidiera los atentados del 11-S.

Sigue leyendo: 

. Nueva película expone los vínculos entre el régimen chino y el gigante tecnológico Huawei.

. Histórico intercambio de presos entre Rusia y Ucrania se realiza con éxito .

. “Apocalíptico, es una devastación total”: Socorristas en Bahamas enfrentan la destrucción dejada por Dorian.

Le puede interesar: Cuando un gobierno comete crímenes de lesa humanidad…

videoinfo__video2.bles.com||81a91ef5c__

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.