Redacción BLesUn texto escrito por la profesora, Allyn Walker, una mujer que se identifica como varón transgénero, y es asistente de sociología y justicia penal en la Universidad Old Dominion en Norfolk, Virginia, EE. UU. ha causado polémica por su llamado a “desestigmatizar” la pedofilia. 

Walker defiende el uso del término “personas atraídas por menores” (MAP, por la sigla en inglés) y sostiene que es menos deshonroso que el nombre de pedofilia, que implica una atracción sexual intensa hacia los niños, de acuerdo con Life Site del 12 de noviembre. 

La concepción general sobre los pedófilos es la de que son personas que suelen ser depredadores y delincuentes sexuales que tienden a abusar de los niños, lo que Walker pretende desvirtuar en su exposición, 

No obstante los movimientos hacia la normalización de la pedofilia, que también buscan refugio para los MAP bajo la bandera LGTBI+ son rechazados hasta por estas asociaciones, que no pierden de vista que son una amenaza para los niños. 

“Son un grupo diabólico de infrahumanos y no encontrarán refugio en la comunidad LGBTQ. Rechazamos totalmente sus delirantes y malvadas pretensiones”, afirma Otep Shamaya, defensora de los derechos de los homosexuales, de acuerdo con la escritora Michelle Aarons. 

Por su parte, Aarons también expone: “Que nuestros hijos sean víctimas de ataques de pedofilia puede considerarse probablemente una de las peores pesadillas de cualquier padre”.

Y agrega: “El comportamiento depredador de estas personas puede destruir la inocencia de un niño y dejarlo marcado de por vida. Hemos oído historias de terror y reconocemos los peligros”.

En este sentido, el escritor Jonathon Van Maren también sostiene que de considerar la pedofilia solo como una orientación sexual, tal como se ha normalizado la homosexualidad sería guiarla por el camino hacia la legalización. 

“Si el deseo sexual es el equivalente a la identidad, y si desear sexualmente a los menores es el núcleo de la propia identidad, entonces ¿cómo podemos estigmatizar o reprimir de otro modo a los pedófilos si reconocemos que otros tipos de minorías sexuales tienen derechos civiles?”, escribe Van Maren. 

Y agrega: “Cualquiera que haya vivido los últimos veinte años sabe que la identidad sexual y la ley son un terreno resbaladizo. Hay que aplastar esto ahora mismo, sin disculpas”.

Además, continúa: “Sin disculpas y sin matices. Esto es grotesco, y si alguna vez perdemos la capacidad de reconocerlo y decirlo en voz alta, que Dios nos ayude”.

En este contexto, la reconocida actriz Kirstie Alley, compartió su convicción de que Estados Unidos está en camino a aceptar la pedofilia y de que las grandes productoras de contenido audiovisual son en parte responsables de semejante delirio.

“Estaba viendo la televisión”, dijo en un tuit el viernes 2 de julio, “en mi opinión, hemos ido demasiado lejos. Lo siento por nuestros hijos. Su exposición a todo lo perverso en cada tipo de pantalla es alucinante. Y aún más trágico, está siendo promocionado como ‘normal’”.

Por otro lado, Walker fue entrevistada por el polémico grupo activista Prostasia, considerado pro-pedofilia, que aboga por la legalización de las muñecas sexuales infantiles para que los pedófilos tengan una salida a lo que insisten es una forma de sexualidad.

Este grupo fue fundado por el violador de niños convicto, Michael Melsheimer, con el propósito explícito de normalizar la pedofilia y distraer los esfuerzos de prevención, según la revista 4W. 

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.