Luego de que el jurado llegara a un veredicto unánime para condenar al ex-policía Derek Chauvin por la muerte de George Floyd, una integrante salió a hablar en los medios confirmando la presión que existió para una condena por la conducta criminal de Black Lives Matter.

Horas después de que el ex-policía de la ciudad de Minneapolis Derek Chauvin fuera condenado por la muerte del delincuente afroamericano George Floyd, una de las integrantes del jurado popular que se encargó de juzgar el caso salió a hablar por primera vez ante los medios. 

Se trata de Lisa Christensen, una mujer de 56 años que formó parte del panel como uno de los 3 jurados alternativos del caso, por lo que al final no pudo ser parte de la deliberación y emitir su voto, aunque Christensen no conoció que era una alternativa hasta el final del juicio. 

El juez que presidió el caso, Pete Cahill, ordenó que la identidad de los jurados permanezcan confidenciales hasta por lo menos 6 meses más, por lo que es inusual que una persona que haya integrado el jurado de un caso tan popular como este salga a hablar ante las cámaras tan rápidamente. 

En su entrevista, Christensen reflejó sus temores de ser parte de este juicio y de finalmente dar su veredicto, afirmando de que no sabía qué responder en el cuestionario previo a ser seleccionada como jurado y que estaba preocupada por la reacción de la gente si el veredicto no era el correcto. 

Le recomendamos:

Las palabras de Christensen fueron las siguientes: “no sabía cuál iba a ser el desenlance final del juicio, por lo cual no sabía qué responder en el cuestionario previoSiento que de alguna u otra forma iba a decepcionar a un grupo o a otroNo quería pasar de nuevo por los disturbios y la destrucción (en relación a las protestas de Black Lives Matter) y por eso me preocupaba que la gente viniera a mi casa si no estaba contenta con el veredicto”.  

Peor aún, Christensen era la única integrante del jurado que vivía en Brooklyn Center, una ciudad vecina a donde se desarrollaba el juicio y que fue destruida por Black Lives Matter hace 2 semanas en represalia por la muerte de otro delincuente afroamericano a manos de la policía, por lo que Christensen experimentó la violencia y destrucción que ella misma habla en la entrevista en carne propia. 

Con todo esto sobre la mesa, la mujer de 58 años expresó que hubiese votado para declarar a Chauvin culpable en la mesa de deliberación: “hubiese votado culpable, hubiese dicho culpable en algún nivel”.

“De igual manera, no pude prestarle atención a las instrucciones de deliberación que el juez nos explicó, no pude prestarle atención tampoco a las explicaciones legales que el juez nos dio“, continuó Christensen, confirmando lo poco que los jurados le prestaron atención al proceso, que sólo deliberaron menos de 8 horas para llegar a un veredicto. 

Más tarde en la entrevista, contradiciéndose a sí misma, la integrante del jurado afirmó que todo lo sucedido en su ciudad no le afectó para llegar a este veredicto de culpabilidad, pero detalló que su casa se encontraba solo a unas cuadras de la comisaría donde el caos ocurrió y que pudo escuchar todo. 

“Cuando llegué a mi casa en la noche luego de llegar de tribunales, podía escuchar los helicópteros volando sobre mi casa, podía escuchar las bombas (que BLM tiraba), podía ver las granadas de humo. Un día, salí de tribunales y no pude llegar a mi casa porque protestantes de BLM estaban bloqueando la ruta”. 

Por negativa de Cahill, ni cuando sucedieron estos destrozos, ni en ningún momento del juicio, el jurado popular estuvo secuestrado. Es decir, estuvo resguardado en un hotel por su seguridad como normalmente sucede durante estos casos de alto perfil. Esta decisión de Cahill representa un error de juicio mayúsculo y refuerza la idea de que Chauvin nunca pudo recibir un juicio justo que no esté basado en las presiones extra-judiciales.  

Christensen también expresó que algunos argumentos que la defensa alegó fueron muy convincentes para ellaen especial el video que muestra la conducta de Floyd durante al arresto, pero que finalmente decidió que Chauvin era culpable. 

Video de la cámara de cuerpo de unos de los policías que la defensa de Chauvin mostró en el juicio. En el mismo se puede ver a un Floyd totalmente fuera de sí por las drogas, resistiéndose al arresto y agrediendo a los policías. 

Al ser consultada acerca de las otras hipótesis que se manejaban sobre la muerte de Floyd, especialmente la que un perito forense de la defensa y el perito forense que le realizó la autopsia a Floyd sostienen, la cual detalla que Floyd murió por su consumo de drogas y su severos problemas cardiacosChristensen sólo se abstuvo a decir que los peritos de la Fiscalía fueron mejores. 

La duración de la condena de Chauvin se conocerá en unas semanas, pero la misma planea ser apelada de inmediato citando todas estas razones que Christensen se encargó de confirmar. 

Para muchos expertos legales, como el abogado del ex-presidente Trump y profesor de Harvard, Alan Dershowitz, la apelación tiene que prevalecer y se tiene que anular la condena de Chauvin y realizar un nuevo juicio.

Citando las amenazas de Black Lives Matter, la presión de Biden y del Partido Demócrata para llegar a una condena y los errores del juez Cahill, Dershowitz explicó que todos estos problemas refuerzan la teoría de que Chauvin nunca pudo tener un juicio justo. 

Fuente: derechadiario.com.ar