Redacción BLesEl reconocido médico cardiólogo estadounidense, Peter McCullough, mostró preocupación por el manejo de la polémica vacuna contra el virus PCCh en el mundo, y recomendó que no se aplicara a mujeres embarazadas. 

“No estoy recomendando a las mujeres embarazadas que se vacunen”, afirmó McCullough en el programa ‘Tucker Carlson Today’, agregando que estaba “profundamente preocupado” porque “algo se ha descarrilado en el mundo” con el tratamiento del virus PCCh (Partido Comunista de China) de acuerdo con Fox News del 7 de mayo. 

Entre los motivos de su preocupación McCullough destaca que tras más de un año de pandemia, los médicos todavía no tienen un protocolo oficial de tratamiento para esa enfermedad. 

Adicionalmente, la ciencia, la literatura médica y la respuesta irregular al virus han mantenido a las poblaciones “en el miedo, en el aislamiento y la desesperación”.

Asimismo, hizo notar ciertas irregularidades cometidas por la FDA y las grandes compañías farmacéuticas en los procedimientos para el desarrollo de las vacunas, siendo una de ellas la exclusión de los ensayos clínicos de grandes grupos de población. 

Así, excluyeron a las personas que se habían recuperado de la infección del virus PCCh, a quienes tenían anticuerpos, a las mujeres embarazadas y a las mujeres en edad fértil que no podían asegurar la anticoncepción.

“Así que si no eran elegibles para los ensayos aleatorios, y la FDA y los patrocinadores pensaron que tal vez había un problema con la seguridad, o no tenían ninguna posibilidad de beneficio, y solo una pequeña posibilidad de estos eventos de seguridad los excluyen. ¿Por qué iban a entrar ahora en un programa de investigación?”, cuestionó MCCullough.

Más aún, en otra entrevista con el editor principal de la revista The New American, Alex Newman, McCullough advirtió que la vacuna ya estaba causando miles de muertes y decenas de miles de hospitalizaciones registradas. 

Normalmente, al desarrollar una vacuna si se informan 50 muertes al Sistema de notificación de efectos adversos de las vacunas (VAERS, por la sigla en inglés) se retira de inmediato el medicamento del mercado. 

Lo preocupante es que ya se han notificado miles de muertos, y sin embargo se siguen impulsando los programas de vacunación masiva. Para McCullough eso es solo la punta del iceberg.

McCullough es el médico más citado en tratamientos contra el virus PCCh en la Biblioteca Nacional de Medicina, con más de 600 citas. Además, ha testificado ante el Congreso y ganado numerosos premios durante su distinguida carrera médica.

Le recomendamos: El discurso más vigente de Trump: “Nosotros, el pueblo, recuperamos el control de nuestro gobierno”

Ad will display in 09 seconds

Muchas personas alrededor del mundo están prevenidas contra la aplicación de la vacuna, y se niegan a participar en el que algunos llaman “el mayor experimento médico que se realiza con la humanidad”, considerando incluso que debería iniciarse un juicio de Núremberg contra los promotores. 

El mismo Carlson mostró sus inquietudes en su programa mencionando las muertes ocurridas por las aplicaciones de la vacuna y alertando sobre los riesgos potenciales que subsisten. 

También resaltó las enormes presiones a las que son sometidos los ciudadanos para que se vacunen, argumentando que es bueno para ellos, y a quienes no se han vacunado no se les permite viajar en avión, ir al trabajo o asistir a las escuelas. Ni siquiera asistir a fiestas o a bodas. 

Carlson destacó el 6 de mayo que todos los años mueren algunas personas por la aplicación de la vacuna contra la gripe a la que se someten hasta 160 millones de estadounidenses, lo cual es obviamente lamentable. 

En el 2019 fueron 203 los muertos, en el 2018 fueron 119 y en el 2017 tan solo 85. Ahora por las vacunas contra el virus PCCh iban 3.362 muertos en tan solo 4 meses, cifra incomparablemente mayor a las anteriores.  

José Hermosa – BLes.com