Redacción BLesEl senador republicano Marco Rubio, fue crítico con la narrativa de izquierda que argumenta la profunda crisis económica y el gran caos social que padece Cuba, como consecuencia de un embargo impuesto por los Estados Unidos. Según el senador, las medidas apuntan contra el estado dictatorial comunista y no contra los ciudadanos.

Durante una entrevista con el medio Newsmax esta semana, el senador Rubio aseguró que el embargo impuesto por Estados Unidos es contra las empresas que son propiedad y son controladas por el ejército militar comunista que gobierna en la isla. Y por el contrario, si el libre comercio estuviera permitido, los ciudadanos podrían prosperar sin trabas.

“No hay embargo al pueblo cubano; si al pueblo cubano se le permitiera comerciar libremente y abrir negocios independientes, podrían prosperar”, aseguró Rubio.

Rubio, como hijo de exiliados cubanos, representa una voz autorizada para realizar críticas a la dictadura castrista en Cuba, por vivir en carne propia los sufrimientos y la persecución del comunismo. 

Así es que al hablar del marxismo que sostiene las bases del gobierno cubano, Rubio se refirió a este como un sistema de “control absoluto”, que no le interesa la seguridad ni el desarrollo de su pueblo a pesar de sus discursos románticos que así lo indican, sino que solo le interesa dividir a la sociedad para poder controlarla más fácilmente, al mismo tiempo crear enemigos para echar culpas cuando se evidencian las fallas del sistema.

“Y el marxismo se trata de control. No se trata de prosperidad. No se trata de seguridad. No se trata de estar mejor. Se trata de dividir a las personas y controlarlas”, sentenció el senador.

Tal como explicó el senador, toda la vida económica en Cuba está organizada y controlada por el régimen absolutista que gobierna. Entonces, toda apertura económica que realiza Estados Unidos o cualquier país que adhiere al embargo, se traduce como un beneficio inmediato para sus gobernantes y su sistema de control marxista, pero no se ve reflejado en una mejora en el bienestar del pueblo.

Ya ha sucedido anteriormente con algunos beneficios otorgados, los cuales nunca implicaron mejoras en la sociedad cubana. Tal es el caso de la apertura al turismo implementada por el expresidente Barack Obama, la cual solo “envalentonó” y enriqueció al gobierno comunista de Cuba, pero no fue compartida con el pueblo, enfatizó Rubio.

 

Le recomendamos: TRUMP mostró su APOYO al PUEBLO CUBANO y le dio un ULTIMÁTUM a BIDEN

Ad will display in 09 seconds

“Entonces dijeron, ‘gracias por enviarnos turistas en la inauguración de Obama. Tienen que ir a los hoteles que controlamos y que somos dueños. Gracias por permitir que se envíe más dinero a los miembros de la familia. un recorte del 10%, y luego vamos a obligarlo a que se convierta en una moneda local para que podamos guardar los dólares para nosotros y usarlos en nuestras reservas y para nuestras compras”, dijo literalmente Rubio.

El régimen comunista sabe que la única salida para la prosperidad es brindar libertad a su pueblo, pero también es consciente que si entrega esa libertad se caería el régimen automáticamente.

En este sentido Rubio aseguró: “No pueden permitir una apertura que beneficie al pueblo cubano, porque el día que el pueblo cubano pueda dar de comer a sus propias familias y no dependa del gobierno, perderá el control sobre ellos”.

Miles de cubanos se atrevieron el domingo 11 de julio a desafiar al régimen comunista cubano uniendo sus voces en un solo grito de “libertad” y reclamando la dimisión inmediata del presidente de facto Miguel Díaz-Canel. Los cubanos se unieron a las protestas tomando las calles desde La Habana hasta Santiago de Cuba en lo que se considera la mayor manifestación antigubernamental desde el inicio de la dictadura.

Las protestas estallaron en medio de la peor crisis económica del país desde la caída de la Unión Soviética, su antiguo aliado, y potenciado tras un aumento récord de infectados por el virus del Partido Comunista Chino (PCCh), según reportaron los medios internacionales.

Pero los manifestantes en las calles no reclamaban que se levantara el embargo estadounidense, señaló Rubio. Sólo aquellos pocos partidarios del régimen reclaman contra Estados Unidos, atraídos aún por la narrativa que invita a cumplir la falsa promesa de una supuesta vida mejor bajo el comunismo.

Andrés Vacca – BLes.com