Redacción BLes– Esta semana varias fuentes informaron que pilotos y oficiales chinos recibieron órdenes de actuar moderadamente ante los aviones y buques de guerra estadounidenses situados sobre las aguas del Mar del Sur de China, despertando opiniones sobre la posición de ambos países en cuanto a las tensiones en dicha zona.

Como ha informado Newsweek, la semana pasada dos portaviones estadounidenses, el USS Nimitz y el USS Ronald Reagan llevaron a cabo simulacros en el Mar de China Meridional así como también misiones de reconocimiento aéreo nocturno en las cercanías de las provincias de Guangdong y Fujian.

Aunque el Ejército Popular de Liberación (EPL) realizó maniobras y simulacros navales alrededor de Taiwán, una fuente militar china aseguró al diario hongkonés South China Morning Post que al personal chino le fue ordenado “no disparar el primer tiro”.

La fuente además habría aclarado que por ejemplo, de presentarse un incidente como el de Hainan en el 2001, cuando un avión de inteligencia de los Estados Unidos colapsó con uno de combate chino, al día de hoy habrían consecuencias aún mayores.

“Hoy, el EPL ha desarrollado muchas contramedidas. Los estadounidenses no podrán regresar de una sola pieza si tal accidente vuelve a ocurrir”, aseveró la fuente para luego agregar: “tenemos muy claro que responderemos con la fuerza sólo cuando el último recurso, cuando todo lo demás ha fallado”.

De acuerdo con Reuters, el las últimas 24 horas la Armada de los Estados Unidos ha informado a través de un comunicado que un grupo liderado por el USS Ronald Reagan realizó operaciones de vuelo y ejercicios de estabilidad marítima de alto nivel en el disputado Mar del Sur de China.

“La integración con nuestros socios conjuntos es esencial para asegurar la capacidad de respuesta y letalidad de la fuerza conjunta, y mantener un Indo-Pacífico libre y abierto”, acotó el comandante de la Marina de EE. UU. Joshua Fagan, oficial de operaciones aéreas de la fuerza de tarea 70 a bordo del USS Ronald Reagan.

Los ejercicios militares se producen en medio de las tensas relaciones que se mantienen entre EE. UU. y el régimen chino a raíz de la pandemia por el virus del PCCh o nuevo coronavirus.

El tema ha suscitado la indignación de la administración Trump que en reiteradas ocasiones ha señalado como resultado de la falta de transparencia por parte del Partido Comunista chino, llevando a una deterioración paulatina de las relaciones.

El mes de julio, el secretario de Estado de E. UU., Mike Pompeo pronunció un duro discurso contra el autoritarismo del régimen chino, llamando la unión entre países alineados a la idea de la democracia para contrarrestarlo. “El mundo libre debe triunfar sobre esta nueva tiranía”, dijo.

La semana pasada el Secretario de Defensa, Mark Esper habló por teléfono con el Ministro de Defensa chino, Wei Fenghe sobre las dificultades en la relaciones bilaterales de ambos países con el ánimo de reducir dichas tensiones.

Esper anteriormente había anunciado un viaje programado a China para el fin de año con el ánimo de “mejorar la cooperación en áreas de interés común”

Respecto a los anuncios de China que apuntan a mantener regulada la escalada de tensiones sobre el Mar del Sur de china, Yinan He, profesora asociada de relaciones internacionales en la Universidad Lehigh de Pensilvania, dijo:

“Sospecho que esta orden al EPL se emitió en o antes de las conversaciones entre los dos ministros de defensa, pero se reveló deliberadamente a la prensa ahora para agregar credibilidad al llamado reciente de los diplomáticos chinos para reducir las tensiones y reabrir las conversaciones”.

“China inicialmente dio la espalda a la solicitud de Esper de conversar. Habiéndose dado cuenta de lo precaria que se estaba volviendo la situación, Beijing tomó una acción múltiple para mitigar el riesgo de un choque militar inadvertido con Estados Unidos”, dijo Yinan, según Newsweek.

Según indica el medio antes citado, se espera que la Casa Blanca mantenga una postura rígida aún en el periodo previo a las elecciones estadounidenses que se llevarán a cabo en noviembre. Pompeo anunció en julio que respalda una decisión de la Corte Internacional de Justicia del 2016 la cual indica que China no tiene un título histórico sobre el Mar del sur de China.

César Múnera-BLes.com