Redacción BLesUna mamá de Lafayette, una ciudad en el sur de Louisiana, presentó una demanda al estado para evitar que su hija de 17 años se realice un aborto, luego que la joven le solicitara permiso a un juez.

La adolescente en febrero se había realizado un aborto sin consentimiento cuando obtuvo la autorización de una jueza de otra ciudad de Luisiana, Nueva Orleans.

La demanda del 12 de octubre de la mujer, apunta a una excepción de “derivación judicial” de la ley de dicho estado, que se incluyó luego de un fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos.

La ley de Luisiana requiere que las menores de edad tengan el consentimiento de los padres para practicarse un aborto, pero la “derivación judicial” le permite a los jueces autorizarlo sin necesidad que los padres consientan.

Según informa Life News, dicha excepción en la ley de Luisiana es para los casos de embarazos producto de abuso doméstico, pero los activistas provida dicen que hay un vacío legal que los activistas proaborto están aprovechando en comunión con algunos jueces también proaborto que aprueban las solicitudes de las adolescentes.

La madre de la adolescente dijo que su hija le había pedido autorización para abortar en febrero, y ella se negó, por lo que su hija solicitó la derivación judicial en Nueva Orleans, ya que los jueces allí “eran más indulgentes”. 

Así es que luego que la jueza del Tribunal de Menores de Nueva Orleans, Tammy Stewart, le otorgara el permiso sin consentimiento de los padres, la adolescente se sometió al aborto a las 18 semanas de embarazo, y en el procedimiento su útero fue perforado.

La mujer también acusa al grupo proaborto Judicial Bypass Project a incentivar a su hija. Según dijo este grupo ayuda a las menores de edad a abortar sin el conocimiento o consentimiento de sus padres. 

En septiembre la adolescente le dijo nuevamente a su madre que estaba embarazada y le volvió a pedir permiso para otro aborto, tras lo cuál se negó y decidió demandar al estado para que se impugne la excepción de “derivación judicial” de la ley y salvar la vida de su segundo nieto. 

Según los informes, un juez emitió una orden de restricción temporal a solicitud de la madre el miércoles, por lo que ningún juez puede aprobar el aborto de la adolescente, y la semana entrante hay otra audiencia del caso programada.

La directora del Comité de Louisiana por la vida (Louisiana Right to Life), Angie Thomas, dijo que “apoyan firmemente los esfuerzos de la madre para evitar que los jueces autoricen el aborto de su hija menor en contra de su consentimiento”

 “Una llamada de Zoom de diez minutos no es adecuada para que un juez borre la relación entre padres e hijos, especialmente cuando el padre está listo y dispuesto a ayudar al menor a criar al bebé”, agregó Thomas.

“El resultado de este sistema es que prácticamente cualquier menor puede rodear a sus padres para obtener un aborto aprobado judicialmente, especialmente cuando los abogados partidarios del aborto los están asesorando en el proceso”, dijo también Thomas. 

“Un juez que prácticamente no tiene conocimiento del menor y su familia no debería poder vetar a un padre y decidir qué es lo mejor para el menor”, aseguró la directora de Louisiana Right to Life.

Vanesa Catanzaro – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.