Redacción BLesEl gobernador republicano de Montana, Greg Gianforte, ha convertido en ley un proyecto que prohíbe las “ciudades santuario” dentro del estado. De este modo busca resguardar la seguridad y el trabajo de sus habitantes ante los efectos de las malas políticas migratorias empleadas por la nueva administración del presidente Biden.

Ante la avalancha de inmigrantes ilegales producto de las malas políticas migratorias impuestas por la nueva administración, algunos estados como Montana están tomando acción para evitar ser perjudicados por la consecuencias de las nuevas medidas que flexibilizan los controles fronterizos e incentivan las caravanas de migrantes latinoamericanos. 

El proyecto de ley 200 de la Cámara de Representantes, el cual fue aprobado el mes pasado por la legislatura estatal y ahora por su gobernador, prohíbe que las agencias estatales y los gobiernos locales impidan que los agentes de la ley locales hagan cumplir la ley federal de inmigración. También autoriza al fiscal general del estado a monitorear las violaciones de la ley y entablar acciones civiles contra las jurisdicciones que no cumplan con los reglamentos y pretendan actuar como “ciudades santuario”.

Las jurisdicciones locales dentro de Montana, perderán el acceso a las subvenciones estatales y enfrentarán una multa de $10.000 por cada 5 días que incumplan con la ley.

“Somos una nación de leyes, y las leyes de inmigración se harán cumplir en Montana”, dijo Gianforte en un comunicado, acorde a lo reportado por el Daily Montanan.

Y agregó: “La ley HB 200 garantiza que los traficantes de drogas, los traficantes de personas y otros delincuentes que se encuentran en nuestro país ilegalmente no tendrán refugio en nuestro estado”.

El comunicado de prensa de la Oficina del Gobernador informa que el Proyecto de Ley 200 de la Cámara, patrocinado por el representante Kenneth Holmlund, R-Miles City, prohíbe a las agencias estatales y los gobiernos locales adoptar políticas santuario que “pongan en peligro a las comunidades y a los agentes del orden público que les sirven”. 

Le recomendamos:

En el año 2019, cuando la frontera se vio amenazada por caravanas de inmigrantes, una medida similar a la HB 200 fue aprobada por los legisladores, pero luego fue vetada por el entonces gobernador demócrata, Steve Bullock. Finalmente las políticas implementadas en ese entonces por el presidente Trump respecto a la cuestión migratoria resultaron sumamente eficientes y la amenaza de colapso quedó en la nada.

Otra propuesta, el Proyecto de Ley 223 de la Cámara de Representantes de Montana, busca darle más responsabilidad a la policía local en la aplicación de la ley federal de inmigración en Montana. Bajo la ley estatal actual, la policía local tiene la opción de decidir si detener o no a una persona que es buscada por las autoridades federales de inmigración. El proyecto de ley, si se aprueba, eliminará la opción de no cooperar con las agencias federales de inmigración.

En enero de 2017, el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva que ordena a las agencias federales retener millones de dólares en fondos destinados a las fuerzas del orden a ciudades “santuario”, que declararon que ya no darían acceso a sus cárceles a los agentes federales de inmigración ni enviarían un aviso previo antes de liberar a los inmigrantes ilegales bajo su custodia. 

La orden fue revocada por el presidente Joe Biden en su primer día en la Casa Blanca, como parte de las medidas de flexibilización en el control migratorio, hoy se pueden observar las consecuencias con el colapso total de la frontera sur de los Estados Unidos.

Andrés Vacca – BLes.com