Redacción BLes– La Misión de EE. UU. ante la sede de la ONU en Ginebra calificó como “acusaciones espurias” las hechas por el panel de derechos de la mujer a su país, por supuestamente restringir el acceso al aborto durante la pandemia del virus PCCh. 

“Esto es una perversión del sistema de derechos humanos y de los principios fundadores de las Naciones Unidas”, contestó la misión, y recordó al panel acusador las violaciones a los derechos humanos perpetrados por el Partido Comunista de China (PCCh), cito The Washington Free Beacon del 3 de septiembre. 

“El Partido Comunista de China dirige actualmente el aborto forzado, la esterilización forzada y el control de la natalidad forzada en Xinjiang”, decía la carta enviada por la misión en respuesta al panel de la ONU. 

Agregando: “Se trata de abusos reales de los derechos humanos, que implican a millones de mujeres y niñas y a su salud, a escala industrial, dirigidos contra una minoría étnica y religiosa vulnerable”.

Asimismo, la misión respaldó su respuesta citando una declaración del Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, emitida  el 1 de junio de 2020, sobre la inexistencia de un “derecho al aborto”.

La ONU: “No promueve, y mucho menos impone, el aborto a nadie, ni tiene la intención de hacerlo”, escribió Guterres de conformidad con La Carta de las Naciones Unidas, mencionando que este aspecto corresponde a la jurisdicción interna de cada Estado.

La misión hizo notar en su respuesta el silencio que mantiene la ONU sobre las violaciones a los derechos humanos perpetrados por el PCCh, mientras que sí dedica tiempo para intervenir en los asuntos internos de Estados Unidos. 

Por otro lado, la fuerte influencia del PCCh en la ONU ha causado malestar en la comunidad internacional. 

En este sentido, varios representantes del PCCh fueron designados para formar parte de un panel del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas a pesar de su preocupante historial de abusos sistemáticos de los derechos humanos y su cuestionable respuesta a la pandemia del virus PCCh (coronavirus) que comenzó en China y sigue causando desastres en el mundo.

La medida fue criticada por el director ejecutivo de U.N. Watch, un organismo de vigilancia de los derechos humanos con sede en Ginebra, Hillel Neuer, entre otros. 

“No es broma: China se une al panel del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, donde ayudará a seleccionar los próximos monitores mundiales de la ONU sobre la libertad de expresión, las desapariciones forzadas y la detención arbitraria, y sobre la salud. Eso es como convertir a un pirómano en el jefe de bomberos del pueblo”, tuiteó Neuer.

Estados Unidos se retiró del Consejo de los Derecho Humanos de la ONU en 2018. La entonces embajadora de la ONU, Nikki Haley, dijo que el sentido de compromiso de su país “no nos permite seguir siendo parte de una organización hipócrita y egoísta que se burla de los derechos humanos”.

“China fue designada el miércoles para formar parte de un panel de derechos humanos de la ONU, donde desempeñará un papel clave en la elección de los investigadores de derechos humanos del organismo mundial, incluidos los monitores mundiales de libertad de expresión, salud, desapariciones forzadas y detenciones arbitrarias. ¡No puedes concebir esto!, escribió Haley.