Redacción BLesMás de 160 directores y subdirectores de Minnesota se aliaron en una campaña para orientar la educación que imparten con el objetivo de “minimizar la blancura”, y “desmantelar las prácticas que refuerzan la superioridad académica de los blancos”.

Con este fin suscribieron una declaración que contiene los principios que proponen para combatir el supuesto racismo en las escuelas de las que participan, de acuerdo con RedState del 16 de agosto. 

En este sentido, la declaración que se encuentra en la Internet invita a unirse libremente a su movimiento, como un medio de apoyo a quienes compartan esos propósitos, que describen la forma de actuar de los afiliados. 

“Descentrando la blancura. Entendiendo que la blancura organizada tradicional asegura la dominación a través de formas como las PTAs [asociaciones de padres y maestros] y sindicatos”, expresa la enumeración de principios. 

Y agrega: “Llamamos a propósito y elevamos las voces de color históricamente no representadas en nuestros espacios para que tengan peso y poder”.

También dice: “Desmantelamos las prácticas que refuerzan la superioridad académica de los blancos, como el sesgo en las pruebas y el etiquetado, el seguimiento y la agrupación que reflejan una versión americanizada de un sistema de castas en nuestras escuelas”.

Asimismo, hace remontar los orígenes de su movimiento a 1957, cuando hubo una Marcha en Washington por los derechos civiles, liderada por el difunto representante congresista John Lewis.

Los organizadores consideran a través de su página que se meterán en ‘buenos problemas’ con tal de cumplir con sus objetivos, y que su militancia no será temporal sino permanente.  

Para la autora Sarah Lee, esta es una muestra de cómo se desarrolla la educación actual en las escuelas, y la asimila a “la adopción generalizada de cursos radicales como la Teoría Crítica de la Raza (TCR) de inspiración marxista”. 

En este contexto, la TCR plantea que el racismo en Estados Unidos es estructural y que solo ocurre cuando se ejerce por parte de los blancos hacia otras razas, lo que ha desencadenado una polémica reacción social en el país.

Como consecuencia, sus militantes se centran en intentar deconstruir los factores que supuestamente propician esta forma de racismo, y que creen que permanecen implícitos en las leyes, en la educación, en las políticas públicas, y en otros ámbitos de la cultura.

Le recomendamos: “En Estados Unidos no adoramos al gobierno, adoramos a Dios”: Épico discurso de Trump

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Incluso se han llegado a notar tendencias políticas, en las que son los demócratas quienes respaldan el adoctrinamiento woke, aparentemente para ganar simpatías entre la diversidad racial no blanca en Estados Unidos.

No obstante, también parece incitar el odio racial hacia gente inocente, y estaría llevando a destruir la herencia republicana tachándola de racista. 

Por otro lado, pretende dar poder a los afroamericanos y a las personas de razas minoritarias, pero tratando de combatir y someter a los blancos. 

Las protestas de muchos padres se han manifestado en contra de esa forma de educar a sus hijos, por lo que en algunos estados se ha prohibido la TCR, como en Iowa y en Texas.

Así, la gobernadora republicana de Iowa, Kim Reynolds, promulgó el 8 de junio, una ley que prohíbe que se promueva o enseñe la TCR en las escuelas del estado, según informó Des Moines Register.

En un comunicado, la gobernadora dijo estar muy orgullosa de haber trabajado con la legislatura con el fin de “promover el aprendizaje, no el adoctrinamiento discriminatorio”.

Para Reynolds, la TCR no es más que estereotipos y etiquetas y enseña a los niños que en vez de juzgar a alguien por su carácter o personalidad, se lo debe hacer por su raza, identidad sexual o género.

José Hermosa – BLes.com