Redacción BLes – El Concejo Municipal de Minneapolis aprobó el jueves un recorte de casi 8 millones de dólares en fondos asignados al departamento de policía de la ciudad. La medida fue tomada cediendo a los reclamos de una minoría violenta de extrema izquierda liderada por Black Lives Matter (BLM) y la agrupación Antifa, en medio de un aumento histórico en las tasas de homicidios y delitos violentos en la ciudad. 

El presupuesto del año fiscal 2021, aprobado el jueves, cuenta con un recorte de 7,7 millones de dólares a fondos destinados a seguridad, los cuales habrían sido reasignados a servicios comunitarios, tal como se reclamó en las manifestaciones violentas de izquierda que llevan meses en las calles desde el fallecimiento de George Floyd, informó el Washington Post.

La decisión no tardó en despertar polémica, teniendo en cuenta que la ciudad se encuentra atravesando índices históricos de violencia, homicidio, robo e inseguridad general. El número de disparos registrados en la ciudad este año duplica los registrados durante el 2019.

Activistas de izquierda, en su mayoría pertenecientes a agrupaciones como BLM y Antifa,  apoyados por legisladores como la representante demócrata Ilhan Omar, cuyo distrito del Congreso incluye Minneapolis, han luchado a lo largo del año por el desfinanciamiento del Departamento de Policía de Minneapolis.

El alcalde demócrata de Minneapolis, Jacob Frey, inicialmente se había mostrado en contra del desfinanciamiento policial. Incluso fue abucheado por manifestantes en junio, después de negarse públicamente a desfinanciar el departamento de policía de la ciudad, frente a una gran cantidad de manifestantes de izquierda. 

Finalmente Frey, habiendo podido vetar el proyecto que planteaba la desfinanciación de casi 8 millones de dólares, decidió aceptarlo e incluso anunció que a pesar del recorte presupuestario, los residentes tienen razones para ser “optimistas” para el futuro de su ciudad. 

No se sabe con certeza que fue lo que pasó en el medio para que cambie de parecer, seguramente como tantos otros demócratas se dejó llevar por los reclamos violentos e ilógicos de la izquierda.

Le recomendamos:

Los hechos demuestran que hubo 30 homicidios más durante este año en Minneapolis en relación con 2019, según datos del departamento de policía. Los asaltos violentos en la ciudad aumentaron un 18 por ciento y los delitos agravados en general aumentaron un 20 por ciento. A pesar de estos números concretos, los demócratas arrodillados frente a los reclamos de izquierda les pareció “oportuno” reducir el presupuesto en seguridad. 

De este modo Minneapolis se une a la ciudad de Nueva York, Portland, Seattle y un puñado de otras ciudades de los Estados Unidos. Que han aprobado recortes presupuestarios masivos del departamento de policía buscando complacer los reclamos de pequeños pero ruidosos y violentos sectores de izquierda.

Andrés Vacca – BLes