Redacción BLesMineápolis estalló en saqueos y disturbios a última hora de anoche, tras la muerte del joven negro Daunte Wright, de 20 años, quien fue baleado al tratar de escapar de la policía durante un control de tráfico.

Los hechos ocurrieron en la ciudad de Brooklyn Center, situada en el condado de Hennepin, en la frontera con Mineápolis, cuando la policía intentó detener a Wright al determinar que había una orden de captura pendiente, de acuerdo con Fox News del 12 de abril. 

Wright se escabulló de los agentes y logró subir de nuevo a su vehículo, pero fue alcanzado por el fuego que abrió uno de ellos, para chocarse a continuación con otro vehículo luego de avanzar varios cientos de metros.

En el accidente resultante salió herida de poca gravedad una mujer sentada al lado del conductor del otro auto. 

Sobre los hechos se pronunció el Comisionado del Departamento de Seguridad Pública de Minnesota, John Harrington, durante una rueda de prensa en la que informó que alrededor de 20 establecimientos comerciales  habían sido asaltados en el centro comercial Shingle Creek de la ciudad.

“Todos los televisores de pantalla grande han desaparecido”, informó un empleado de la tienda Walmart, Thomas, mientras recogía parte de los objetos saqueados y abandonados en el exterior del establecimiento, según el medio local Minneapolis Star Tribune. Algunos de los locales quedaron completamente destruidos.

Le recomendamos:

El alcalde de Brooklyn Center, Mike Elliott, emitió una orden de toque de queda hasta las 6 de la mañana del lunes. Las autoridades de la ciudad cerraron todos los edificios, programas y actividades escolares.

Previamente, los manifestantes saltaron sobre los coches de policía y atacaron a los agentes. Antes habían arrojado  piedras y otros objetos contra los agentes del Departamento de Policía de Brooklyn Center.

Las tropas de la Guardia Nacional, de refuerzo, llegaron poco después de la medianoche. 

De acuerdo con el reporte del periodista Andy Ngo, habrían participado miembros del grupo marxista Black Lives Matter (BLM, por la sigla en inglés).

“Los manifestantes de BLM empezaron a amotinarse cerca de Minneapolis en respuesta al tiroteo con participación policial contra un presunto pandillero”, escribió Ngo. 

Algunos manifestantes ondearon banderas y portaron carteles con el letrero “Black Lives Matter” que identifica al movimiento. En una calle, escrito con tiza multicolor habían escrito: “Justicia para Daunte Wright”.

La muerte de Wright se hace aún más sensible, dado que se está realizando en Mineápolis el juicio contra Derek Chauvin, el policía acusado por la muerte del afrodescendiente George Floyd. 

Tras la muerte de Floyd se generó una gran oleada de disturbios en el país el año pasado, que causó la muerte de muchas personas, entre ellas de policías, también hubo incendios y destrucción de pequeños negocios. 

Ahora, unos 500 miembros de la Guardia Nacional de Minnesota apoyan la Operación Red de Seguridad, establecida durante la duración de este complicado juicio. 

Por otro lado, el Centro de Gobierno del Condado de Hennepin, donde se desarrolla el juicio, está rodeado de barreras de concreto, cercas de hierro y alambre de púas para controlar el ingreso.

Al desplegarse una gran cantidad de policías en esta área muchos otros sectores quedan desprotegidos y en manos de delincuentes, según el sargento jubilado Betsy Brantner Smith, portavoz de la Asociación Nacional de Policía (NPA por sus siglas en inglés).

Smith advirtió que Minneapolis preveía “disturbios inevitables” porque “no importa cómo resulte este caso, es probable que haya violencia”. 

Al departamento de policía le faltan unos 250 oficiales, en parte debido a las jubilaciones, las lesiones y el estrés postraumático que experimentaron los oficiales durante los disturbios durante el verano, agregó. 

José Hermosa – BLes.com