Redacción BLes– Tras la desastrosa toma de Afganistán realizada por los radicales islámicos talibanes, la representante Marjorie Taylor Greene se mostró muy preocupada por las repercusiones que este hecho podría tener en la seguridad nacional de Estados Unidos. 

En particular se refirió a las noticias suministradas a los miembros del Congreso por el jefe del Estado Mayor Conjunto, Mark Milley, según las cuales más de 5.000 terroristas afganos fueron liberados de las cárceles por los talibanes, en una entrevista con Steve Bannon publicada el 15 de agosto. 

Para Taylor Greene, la amenaza que implicarían estos miles de terroristas en libertad se agudiza aún más, al considerar la facilidad con la que los inmigrantes ilegales penetran al país a través de la frontera con México, lo que ya representaba una crisis en sí misma. 

“Estoy extremadamente preocupada, una de ellas [de las noticias] es que 5.000 prisioneros fueron liberados en el campo. Estos son conocidos terroristas y muchos de ellos están en la lista de vigilancia”, compartió Taylor Greene.

Y agregó: “combina esto con la amplia frontera abierta que el presidente Biden ha permitido en nuestra frontera sur entre los Estados Unidos y México, y tenemos una grave crisis de seguridad nacional que ya existía para América, pero que ahora es peor”.

Más aún, para Taylor Greene la presencia de miembros del grupo terrorista ISIS en la revuelta afgana agrava el peligro. 

Algunos videos muestran la salida de grandes cantidades de presos, como este que comparte el usuario de Twitter @redwallpusher.

El hecho de que hayan decomisado muchas armas, vehículos y equipos del ejército estadounidense hace más apremiante la situación. Adicionalmente, los afganos disfrutan de más de 18.000 visas otorgadas por el Congreso.

Como si fuera poco: “usted tiene que entender la alineación de los talibanes con Pakistán y Al Qaeda”, además de Turquía, y que esas alianzas resultan peligrosas para cualquier estadounidense”, recalcó Taylor Greene. 

Por otro lado, la intervención del régimen  comunista chino no pasa desapercibida. El ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, se reunió el 28 de julio con altos líderes talibanes en la ciudad de Tianjin, en el norte de China.

El régimen comunista chino alardea de la intervención en Afganistán como una supuesta misión para lograr la paz y la reconciliación de su complejo entramado social, pero ha anunciado la extensión de su corredor económico de “Belt and Road” (la Franja y la Ruta) justamente a través de su territorio, según informó el Daily Mail.

Tras el anuncio de la retirada de tropas de Estados Unidos en Afganistán, el régimen chino anunció un plan de inversión de 62.000 millones de dólares en el país devastado por la guerra.

Además, las preocupaciones de Taylor Green serían compartidas por el senador Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur).

Graham preguntó al secretario de Defensa, Lloyd Austin, y a Milley si, dada la situación en Afganistán, revisarían la evaluación presentada al Congreso en junio sobre el riesgo “medio” de que los grupos terroristas se reconstituyeran en Afganistán en un plazo de dos años.

Milley respondió “sí”,  y agregó que tendría que asumir que ese plazo se adelantaría y que estaría encantado de informar a los senadores en un entorno clasificado, de acuerdo con Axios. 

Entre tanto, la situación de los ciudadanos afganos que se sienten amenazados por la violencia que caracteriza a los talibanes, es desesperada tal como se aprecia en numerosos videos que presentan su huida.

  José Hermosa – BLes.com