Redacción BLes– Cerca de 20.000 licencias de conducir y otros documentos falsos provenientes de China, principalmente, fueron decomisados en el aeropuerto O’Hare de Chicago durante el primer semestre de este año. 

“Las organizaciones criminales usan estas identificaciones falsas para evitar llamar la atención sobre sus actividades ilegales”, declaró Ralph Piccirilli, director en funciones del puerto del área de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos​ (CBP, por la sigla en inglés) en Chicago, de acuerdo con Fox News del 9 de agosto. 

Con estos  documentos falsos se propician delitos como el contrabando, la trata de personas, el terrorismo y otros no menos dañinos para los estadounidenses.

Las incautaciones de documentos falsos no son casos aislados, y se presentan en varios aeropuertos del país tales como los de Nueva York, Dallas-Fort Worth, Kentucky y Louisville entre otros. 

Preocupa su utilización en “el robo de identidad, la aplicación [fraudulenta] de las leyes en los lugares de trabajo, la protección de infraestructuras críticas, el fraude relacionado con los delitos de inmigración como el contrabando y la trata de personas, y la identificación falsa de  personas asociadas con el terrorismo”, señaló el director del puerto de Louisville, Thomas Mahn, según Fox News. 

“Lo más desconcertante de estas interceptaciones, además del volumen en el que estamos experimentando, es la facilidad con la que tantos jóvenes comparten libremente su información personal con falsificadores en el extranjero”, agregó Mann publicó el CBP. 

Detectar estos envíos falsos requiere mucha dedicación por parte de las autoridades dados los recursos utilizados por los delincuentes.

Por ejemplo, en el fondo de un paquete que contenía tan solo una borla china venía camuflado un pasaporte falso, como descubrieron los oficiales de la CBP en Memphis donde incautaron casi 2.000 falsificaciones.

Aunque la mayor cantidad de licencias proviene del territorio bajo dominio del Partido Comunista de China (PCCh) algunas más también son originarias de Reino Unido y de Corea del Sur. 

“El uso fraudulento de documentos de identidad y de viaje -ya sea que se trate de documentos falsos, falsificados o simplemente no oficiales- es una importante amenaza tanto para las personas como para la sociedad en su conjunto”, advierte la Organización Internacional de Policía Criminal Interpol.

Interpol dirigió una notificación especial a sus 194 países miembros sobre los procedimientos seguidos por los delincuentes que usan sitios web, vendedores, intermediarios y cuentas bancarias, en sus delitos,  además de complicados sistemas para dificultar las investigaciones que conduzcan hasta ellos. 

El contrabando de documentos falsificados se hace especialmente peligroso ante la proximidad de las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

José Hermosa-BLes.com