Redacción BLesDocumentos recientemente descubiertos revelan que una exmiembro de la junta de la organización trasnacional abortista Planned Parenthood participó en horrendos experimentos de sífilis donde utilizaban a guatemaltecos, sin sus consentimientos, y los infectaban con enfermedades de transmisión sexual (ETS), de acuerdo a lo publicado por Live Action

Estos experimentos, realizados entre 1946 y 1948, estaban patrocinados por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y el Servicio de Salud Pública de EE. UU. (PHS).

John C. Cutler fue el principal investigador de este estudio y contó con la ayuda de su esposa, Eliese Cutler, quien más tarde fue miembro de la junta directiva de Planned Parenthood de Pennsylvania por más de  4 décadas.

Según muestra la imagen que les compartimos a continuación, Eliese participó como ayudante en el proyecto y usó sus propias cámaras fotográficas.

John C Cutler muestra la ayuda de su esposa en el experimento(Imagen: Archivos Nacionales)

Le recomendamos: La VERDADERA RAZÓN por la que BILL GATES quiere que comas ‘CARNE’ SINTÉTICA

Ad will display in 09 seconds

Fue la historiadora Susan Reverby quien revisó los documentos que se encontraban archivados en la Universidad de Pittsburgh y sacó a la luz estos terribles experimentos, luego de la muerte de John Cutler

Cabe señalar que en 1967, Cutler llegó a ser jefe de la división de población de la Escuela de Graduados en Salud Pública de la Universidad de Pittsburgh y habría sido miembro de la Sociedad Estadounidense de Eugenesia en 1974.

En los experimentos infectaban a personas con sífilis que obtenían de prostitutas. Los infectados eran miembros del ejército, prisioneros y pacientes con problemas mentales sin sus consentimientos a pesar de haber sido aprobados por autoridades guatemaltecas.

Según señaló Reverby, el equipo de investigación eligió “hombres en la Penitenciaría Nacional de Guatemala, luego en un cuartel del ejército, y hombres y mujeres en el Hospital Nacional de Salud Mental para un total de 696 sujetos”.

Esta espeluznante experimentación se conoció recién en el 2010, John Cutler murió en el año 2003 y su esposa Eliese en el 2012.

The New York Times publicó detalles que dio el bioético de la Universidad de Virginia, John Arras. Una de las víctimas “Primero fue infectada deliberadamente con sífilis y, meses después, se le administró penicilina. Después de eso, el Dr. John C. Cutler …la describió como tan enferma que ‘parecía que iba a morir’. No obstante, le insertó pus de un varón víctima de gonorrea en los ojos, la uretra y el recto. Cuatro días después, infectada en ambos ojos y sangrando por la uretra, murió”

En el año 2010, luego de que se hagan públicos estos experimentos, el gobierno de Estados Unidos emitió su disculpa, de acuerdo a Reverby.

La indignación mundial que generaron los documentos revelados, hizo que la entonces Secretaria de Estado, Hillary Clinton y la secretaria del  Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), emitieran una disculpa formal al gobierno guatemalteco.

Las violaciones éticas de estos experimentos fueron descritas en un documento del HHS:

  • Engaño en el momento de realizar los experimentos
  • Utilizar a miembros de poblaciones altamente vulnerables como sujetos de estudio
  • La investigación se realizó sin consentimiento informado válido

El documento también señala que los investigadores y sus superiores reconocieron la falta de ética que hubo y que hoy en día no podrían existir este tipo de abusos en investigaciones financiadas por el gobierno de EE. UU. Lamentablemente esto último no se está cumpliendo, ya que todavía existen investigaciones poco éticas que siguen siendo financiadas por el gobierno de Estados Unidos. Tal es el caso del uso de partes de bebés abortados para realizar controvertidos experimentos.

Sebastián Arcusin – BLes.com