Un hombre de Miami pagó condena de 32 años de cárcel por un crimen que no cometió, quedó libre después de que un equipo de investigadores descubriera que no fue quien cometió el asesinato de Francis McKinnon.

Después de 32 años tras las rejas, Tommy James vuelve a ser hombre.

¿Cómo y cuándo sucedió?

Fue el 17 de enero de 1990 y dos ladrones irrumpieron en un apartamento en Miami. Uno de ellos estaba enmascarado y el otro no. De pronto, McKinnon, que vivía en el lugar, salió de su habitación armado con una pistola.

La hijastra de McKinnon, Dorthy Walton, vio a un ladrón dispararle y matarlo. Más tarde, Thomas James fue “identificado” como el supuesto asaltante y asesino y más tarde condenado a cadena perpetua por asesinato a los 23 años.

Después de una minuciosa investigación y consultas a múltiples personas por parte del equipo Justice Project, que fue establecido en 2003 para reevaluar ciertos juicios, Walton, quien acusó a James de asesinato, se retractó de su testimonio.

Señaló el fiscal “realmente no había ninguna otra evidencia de su culpabilidad. De hecho, no había evidencia física que pudiéramos encontrar que vinculara a alguien con el crimen”.

Mientras que el caso fue presentado ante el juez de Miami-Dade, Miguel M. de la O, quien finalmente exoneró a James.

“Es como vivir una pesadilla, y durante los últimos 30 años he estado tratando de despertar de ella”, declaró James. Hoy tiene 55 años.

Por su parte, la fiscal estatal de Miami-Dade, Katherine Fernández Rundle, anunció que la noticia de la liberación y explicó cómo los investigadores descubrieron que el hombre condenado no era el que mató a McKinnon hace 32 años.

“Hoy terminamos con una condena injusta de un hombre inocente. Hoy, estamos deshaciendo una injusticia, que fue un error no intencional”, señaló Fernández Rundle.

Según los investigadores, no se trataba de un error de identidad, sino de una persona con el mismo nombre.

Asimismo, Thomas James declaró al equipo investigador que él y su primo Vincent Williams planearon realizar el robo, pero fue arrestado unas horas antes y no pudo participar en el hecho de delictivo.

Otro hombre supuestamente acudió por él, pero no se sabe aún quien mató a McKinnon.

“Este caso ha pasado por numerosas revisiones de apelación y creo que ha habido unas 10 revisiones posteriores a la condena”, explicó dijo Fernandez Rundle.

Williams murió y Evans está en prisión por otro delito. La ley en Florida permite que las personas exoneradas de acusaciones reciban 50.000 por cada año de encarcelamiento, con un tope de dos millones, si no tienen antecedentes penales

Fuente: Miami Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.