Joe Biden le envió un audio a Hunter en diciembre de 2018 diciendo que quería hablar con él después de leer una historia del New York Times sobre los tratos de Hunter con el gigante petrolero chino CEFC.

Un mensaje de voz del 12 de diciembre de 2018 que se filtró a la prensa puso contra las cuerdas al presidente Joe Biden y, nuevamente, a su hijo Hunter Biden, reporta en exclusiva el DailyMail.com.

El mensaje fue rescatado del minado de datos de la computadora portátil que se olvidó en un taller de reparación en 2020. En ella, se encontró un back-up completo del iPhone de Hunter Biden, con cientos de chats.

Entre ellos, uno se destacaba: “Papá“. Al abrir el chat, uno de los audios llamó la atención de los periodistas que llevan ya dos años investigando la información guardada en el disco duro de esa laptop.

“Cómo andas amigo. Soy Papá. Son las 8:15 del miércoles a la noche. Cuando puedas llamame. No es urgente, solo quiero hablar contigo de nuestros [negocios en China]. Creo que el artículo que se publicó online, y que va a salir impreso mañana en el Times fue muy bueno. Creo que fuiste muy claro. Pero bueno, cuando tengas una oportunidad llamame. Te amo”.

El artículo al que hace referencia fue publicado ese mismo 12 de diciembre a la noche, bajo el titulo de “Un magnate chino buscó poder e influencia: Ye Jianming cortejó a la familia Biden y se conectó con exfuncionarios de seguridad de los Estados Unidos“, en referencia a tratos oscuros entre Hunter Bien y el presidente del gigante petrolero estatal chino CEFC.

La historia del New York Times de 2018 señaló que el presidente de CEFC, Ye Jianming, había sido arrestado en China y su principal lugarteniente, Patrick Ho, había sido condenado en los Estados Unidos por sobornar a funcionarios africanos para ayudar a Irán a evadir las sanciones petroleras.

El artículo revela que Ye se había reunido con Hunter en un hotel de Miami en 2017 para discutir “una asociación para invertir en acuerdos de infraestructura y energía estadounidenses”. Hunter fue entrevistado por el Times para la nota, y negó cualquier vínculo.

El New York Times informó que cuando arrestaron a Ho, el corrupto funcionario chino llamó al hermano de Joe, Jim Biden, quien trabajaba con Hunter, pidiendo hablar con él para “solucionar esto”. Hunter aceptó poco tiempo después representarlo legalmente a Ho en Estados Unidos, pero después terminó renunciando como su abogado.

El presidente ha negado repetidamente que haya hablado alguna vez sobre los negocios extranjeros de Hunter con su hijo, a pesar de la abrumadora evidencia de lo contrario. En el mismo debate presidencial con Trump en 2020 le mintió a toda la nación cuando dijo que nunca habló de los negocios que su hijo y su hermano tienen en China, Rusia o Ucrania con ellos.

Los archivos en la computadora portátil de Hunter muestran que en 2015 llegó a un acuerdo con la Ye Jianming por millones de dólares a cambio de abrirle la puerta de la Casa Blanca y ponerlo en contacto directo con Joe Biden, que en ese momento era vicepresidente del país..

En varios videos, mensajes de texto y correos electrónicos, Hunter se refiere a Patrick Ho como el “jefe de espionaje de China”, un referencia muy acertada, ya que estaba siendo monitoreado por el FBI por su trabajo de espía para China, según una orden FISA obtenida por DailyMail.com.

Patrick Ho era vicepresidente de CEFC pero su verdadero rol era viajar por el mundo y extender la influencia de China por todos los gobiernos que pudiera. Se lo considera ampliamente como el cerebro de la Brick & Road Initiative (Nueva Ruta de la Seda), con la que el régimen de Xi Jinping actualmente está subyugando a decenas de países en todo el mundo, que aceptan préstamos impagables del Banco Chino, para construir puertos, aeropuertos, rutas y trenes, y cuando no pueden pagar esas obras pasan a ser propiedad china. Países como Somalía, Etiopía y la propia Argentina ya han caído en esta trampa de la dueda.

“Tengo otro reportero del New York Times llamando sobre mi representación del Dr. Patrick Ho, el maldito jefe de espionaje de China que comenzó la compañía que fundó mi socio [Jianming], que tiene un valor de US$ 323 mil millones y ahora está desaparecido“, se lo escucha diciendo a Hunter a una amiga suya en una grabación del 11 de mayo de 2018.

El mensaje de voz de Joe a Hunter sobre el artículo del Times es el último de una cantidad abrumadora de evidencia que sugiere que el presidente mintió acerca de no saber sobre los negocios extranjeros de su hijo. Muy por el contrario, toda la evidencia indica que estuvo extremadamente interesado, casi como si no solo supiera, si no que fue él quien lo mandaba a hacer estos negociados.

Por ejemplo, el entonces vicepresidente asistió a una cena en Washington D.C. con importantes empresarios de Ucrania, Kazajstán y Rusia en 2015. Un chequeo del New York Post reveló que absolutamente todos los invitados eran socios comerciales de Hunter.

De hecho, en un reciento correo electrónico filtrado del hijo del presidente, admite que la cena era “aparentemente para discutir la seguridad alimentaria”, pero que “en realidad era una oportunidad para presentar a los clientes” que habían pagado para conocer a Joe Biden.

La Casa Blanca en ese momento encabezada por Barack Obama negó en un principio la asistencia de Joe, pero luego, cuando aparecieron fotografías de él allí, afirmó que solo fue una breve visita.

Joe también conoció a otro de los socios comerciales chinos de Hunter, Jonathan Li, cuando llevó a su hijo a un viaje del Air Force 2 a China en 2013. Se cree que Li fue el primer cliente de Hunter, que le pagó para conocer a su padre. Luego, en 2014, importantes empresarios mexicanos Carlos Slim y Miguel Alemán Velasco se reunieron por horas con Joe Biden en la residencia oficial del vicepresidente, mitín por el cual le pagaron millones de dólares a Hunter para que organice, según admite él mismo en otro correo electrónico filtrado.

Por último, los resumenes de cuenta encontrados en los correos electrónicos de la computadora portátil de Hunter muestran que él y su padre compartían una cuenta bancaria y pagaban las cuentas del otro, mientras que el socio comercial de Hunter, Eric Schwerin, pagaba los impuestos de Joe Biden.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.