Redacción BLesLa Federación de Juntas Médicas Estatales (FSMB) de EE. UU., podría quitar la licencia para ejercer la medicina a cualquier médico que contradiga o cuestione el relato oficial sobre la vacuna experimental del Covid 19 (Virus PCCh).

El 29 de julio de 2021 la organización FSMB advirtió mediante un comunicado que cuando detecte lo que ellos consideran “información errónea sobre la vacuna Covid-19”, ya sea en entrevistas, literatura médica, discusiones grabadas o publicaciones en las redes sociales, sancionará al profesional y lo remitirá con su respectiva junta médica estatal para una acción disciplinaria, según informó Daily Exposed.

Acorde a lo que indica en la página web oficial, la Federación de Juntas Médicas Estatales “es una organización nacional sin fines de lucro que representa a las juntas médicas dentro de los Estados Unidos y sus territorios que licencia y disciplina a los médicos alopáticos y osteopáticos y, en algunas jurisdicciones, a otros profesionales de la salud”

Además especifica que la FSMB “actúa como la voz de las juntas médicas estatales”, y por lo que expresa en su declaración, ahora utilizará su autoridad para poner una mordaza a los médicos, controlar su trabajo y asegurar que no haya entre ellos, voces disidentes.

Cualquier profesional de la salud que diga algo o que otorgue datos que pueda “sembrar desconfianza” sobre las vacunas del virus PCCh, advirtiendo sobre los riesgos de inyectarse una sustancia experimental, haciendo observaciones sobre los efectos adversos y sacando sus conclusiones basadas en sus propios conocimientos y experiencias, estarán en la mira del FSMB.

Le recomendamos: Se FILTRÓ quién es el nuevo LOBBISTA de Huawei… Una pista: es demócrata

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

También lo estarán, y su licencia médica podría ser suspendida o revocada, los médicos que hablen sobre los beneficios de la inmunidad natural, sobre la necesidad de un consentimiento informado para vacunarse y los que mencionen tratamientos alternativos para el Covid, ya sea preventivos o paliativos.

Tampoco se les permitirá intervenir en entrevistas en medios de comunicación, a menos que la entrevista promueva las vacunas, y que no cuestione “la ciencia” oficial.

“Debido a su formación y conocimientos especializados, los médicos con licencia poseen un alto grado de confianza pública y, por lo tanto, tienen una plataforma poderosa en la sociedad, lo reconozcan o no”, dice el comunicado.

Y agrega: “También tienen la responsabilidad ética y profesional de practicar la medicina en el mejor interés de sus pacientes y deben compartir información basada en hechos, fundamentada científicamente y basada en el consenso para el mejoramiento de la salud pública”.

Principios médicos básicos, como el consentimiento informado, que podría llevar a que un paciente decida que la vacuna no es adecuada para él, ahora se consideran “información errónea” sobre la vacuna experimental de Covid-19, por lo que se está empujando a que los profesionales de la salud, bajo amenaza, abandonen su conciencia y su ética médica.

El Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas de EE. UU. (VAERS) administrado por el CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) y la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos), ha recibido denuncias de cientos de miles de lesiones graves y decenas de miles de informes de muerte debido a la vacuna del virus PCCh, según informó el medio. 

Pero a pesar de que estos informes son hechos públicos de forma oficial por el CDC, no se les permitirá a los médicos hablar sobre ellos, ni hacer un análisis de los graves efectos adversos provocados por las vacunas.  

El Dr. Joseph Mercola, declaró que eliminará 25 años de investigación de su sitio web y eliminará cualquier trabajo nuevo dentro de las 48 horas, debido a las amenazas, ya que los médicos no podrán hablar incluso en su práctica médica privada o en su propio sitio web personal.

“Ahora estamos en un momento diferente. Una época mucho más oscura. El silencio de la libertad de expresión es ahora ensordecedor”, reza en su sitio web el Dr. Mercola.

“No solo se tolera la censura flagrante, sino que la fomentan las mismas personas a las que se les debía confiar la protección de nuestra libertad de expresión”, escribió.

“Un disidente de los mandatos médicos es ahora un objetivo y un obstáculo que hay que eliminar. Lo sé, eso es 25 años de sangre, sudor y lágrimas cayendo”, se lamentó Mercola.

Vanesa Catanzaro– BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.