Redacción BLes – La medallista estadounidense, Tamyra Mensah-Stock, dijo que usará los $37.500 de premio por la obtención de la medalla de oro en lucha para comprarle un food truck a su madre, según informó la revista PEOPLE.

La luchadora perdió a  su padre cuando estaba en la escuela secundaria y desde ese momento, su madre, tuvo que luchar mucho para  poder sacar adelante a su familia y ella fue testigo de este duro trabajo.

Por eso a sus 28 años quiere ayudar a su madre a  cumplir su sueño y poder aliviar la carga que tiene.

“Ella siempre está haciendo un trabajo agotador y … la he visto luchando desde que murió mi padre y no me gusta verlo”, dijo Tamyra  a PEOPLE

La medallista le preguntó a su madre, hace cinco años, “¿qué tal si te compro un camión de comida y puedes estar donde quieras?”, según afirma su madre se mostró extasiada y le dijo que le encantaría.

Hoy, luego de cinco años, la luchadora está muy cerca de poder cumplir el deseo de su madre, quien es amante de la cocina.

Tamyra todavía tiene el recuerdo de niña, de ver a su madre usar una parrilla portátil para preparar y vender comida, y está deseosa de hacerla feliz. Hasta ya tiene pensado el nombre del food truck, se llamará “The Lady Bug”.

Cabe señalar que la luchadora se convirtió en la primera mujer negra en ganar una medalla de oro en lucha libre representando a Estados Unidos, luego de derrotar por 4-1 a Blessing Oborududu del equipo de Nigeria y durante la premiación se la vio muy contenta abrazando la bandera estadounidense.

Luego de obtener la medalla, en una entrevista con la cadena NBC, sorprendió a muchos hablando sobre dios y sobre el honor de representar a Estados Unidos, .ya que esperaban encontrar un discurso antipatriota  saliendo de su boca.

Primero habló sobre dios:

“Es por la gracia de Dios que incluso puedo mover mis pies”, dijo la triunfadora al reportero de NBC y luego añadió  “Sólo lo dejo en sus manos, y rezo para que toda la práctica, todo el infierno al que me someten mis malditos entrenadores, dé sus frutos, y cada vez lo hace. Y cada vez mejoro más. Y es tan extraño que no hay un límite para lo que puedo hacer. Y estoy emocionada por ver lo que me espera”.

Cuando el periodista le preguntó sobre su sentimiento al tener la bandera estadounidense en sus hombros, su respuesta fue diferente a la de otros atletas negros norteamericanos que dicen no representar a Estados Unidos. Fue muy contundente.

También le recomendamos: La emoción de una medallista olímpica que le agradece a Dios tras ganar el Oro

Ad will display in 09 seconds
 
[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

“Se siente increíble”, expresó la luchadora, y agregó “Me encanta representar a los Estados Unidos”.

Y fue más allá: “Me encanta vivir allí, me encanta, y estoy muy feliz de poder representar a Estados Unidos”.

Luego se la vio llorar al referirse a la muerte de su padre.

 

De acuerdo a Daily Wire, la medallista comenzó a practicar lucha libre en la escuela secundaria, para aprender a  defenderse de compañeros que la intimidaban. En su primer año logró llegar a las finales estatales y en su tercer y  cuarto año ganó títulos estatales.

Al terminar sus estudios secundarios, ingresó a la universidad Wayland Baptist, en Phoenix, Texas, donde logró ganar dos títulos nacionales.

Y luego de este caminó logró coronarse en los recientes Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y podrá hacer que su madre cumpla un hermoso sueño.

Sebastian Arcusin – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.