Redacción BLesEl líder de la minoría del Senado, el republicano Mitch McConnell, solicitó al presidente Biden el lunes que brinde garantías respecto a que el líder de la mayoría del Senado, el demócrata Chuck Schumer y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, cumplan con su palabra respecto que el proyecto de infraestructura bipartidista estaría desvinculado de los planes de izquierda de gastar millones en objetivos ambientalistas.

“El presidente ha desvinculado apropiadamente un proyecto de ley de infraestructura bipartidista potencial de los planes masivos de impuestos y gastos no relacionados que los demócratas quieren seguir sobre una base partidista”, explica McConnell en un comunicado de prensa. “Ahora le pido al presidente Biden que involucre al líder Schumer y al presidente Pelosi y se asegure de que sigan su ejemplo”.

Según señaló McConnell, los republicanos han estado negociando de buena fe un acuerdo bipartidista para satisfacer las necesidades reales de infraestructura de los Estados Unidos. Por lo cual considera que el presidente Biden debe velar para que los demócratas del Congreso que representan a los sectores más izquierdistas de la nación “tomen como rehén un proyecto de ley bipartidista en un proceso separado y partidista”.

El asunto del acuerdo de infraestructura marcó un quiebre dentro de los demócratas. La semana pasada un grupo bipartidista de republicanos y demócratas llegó a un acuerdo con el presidente Joe Biden sobre un proyecto de ley de infraestructura. 

El acuerdo tentativo sirve como una propuesta significativamente reducida en comparación con el enorme proyecto de ley original de Biden de 2,3 billones de dólares, lo que generó fuertes críticas internas por parte de los demócratas más radicales.

Todo se complejizó aún más cuando el presidente Joe Biden y Nancy Pelosi, dijeron el jueves que no apoyarían una propuesta de infraestructura bipartidista a menos que el Congreso apruebe un paquete de reconciliación de extrema izquierda, lleno de disposiciones sobre el calentamiento global y aumentos de impuestos.

“No habrá un proyecto de ley de infraestructura a menos que tengamos el proyecto de ley de reconciliación”, dijo Pelosi.

Le recomendamos: LENGUAJE INCLUSIVO – ¿Un ARMA del COMUNISMO para DESTRUIR OCCIDENTE?

Ad will display in 09 seconds

En reacción a la noticia, el senador republicano Lindsey Graham, uno de los republicanos que participaron en las negociaciones bipartidistas, dijo que no respaldaría la propuesta de Biden si se llegara a unir la propuesta más demócrata con la legislación bipartidista.

“¡Si los va a unir, puede olvidarlo! No voy a hacer eso. ¡Eso es extorsión! No voy a hacer eso. A los demócratas se les está diciendo que no puedes conseguir que se apruebe tu producto de trabajo bipartidista a menos que firmes lo que quiere la izquierda, y yo no estoy jugando a ese juego”, dijo Graham.

Pero ante las fuertes críticas lanzadas por todos los republicanos que se sintieron estafados ante la noticia, el presidente Biden intentó el sábado retroceder sus declaraciones anteriores sobre un acuerdo de infraestructura bipartidista después de indicar el jueves que no firmaría el proyecto de ley a menos que el Congreso aprobara una medida separada que incluyera prioridades nacionales adicionales

En definitiva no queda del todo claro las intenciones y acciones políticas que impondrán los demócratas para intentar filtrar en el proyecto, o fuera de él, millones de dólares de los contribuyentes destinados a cumplir con la agenda izquierdista del Green New Deal. Aunque la postura de gran parte de los republicanos promete hacer todo lo posible para frenar esta iniciativa.

Andrés Vacca– BLes.com