De los 1,7 millones de estadounidenses que han cambiado su afiliación política, solo 630.000 se han registrado en el Partido Demócrata.

Más de un millón de nuevos votantes republicanos suma el partido conservador de Estados Unidos. En 43 de los 50 estados, 1,7 millones de personas cambiaron su afiliación partidista en el último año, de las cuales la gran mayoría se inclinó a favor del Partido Republicano.

Esto a su vez revierte la tendencia del Partido Demócrata que lo posicionó en la Casa Blanca y le permitió quedarse con el control del Congreso en 2020.

Desde que Joe Biden asumió la Presidencia, este cambio en la afiliación política de 1,7 millones de votantes ha sido favorable por más de un millón para los republicanos, es decir, aproximadamente dos tercios, mientras que solo 630.000 se han registrado como demócratas, de acuerdo con la información del registro de votantes analizada por Associated Press.

Las debilidades del gobierno de Biden

Donde más ha cobrado fuerza el Partido Republicano es en los suburbios, sobre todo entre las personas con un mayor nivel educativo. Según el análisis, en estas áreas donde votaron en 2020 en contra de una figura que consideraban que alimentaba la polarización como  Donald Trump, ahora vuelven a apoyar al Partido Republicano, de cara a las elecciones de medio término del próximo mes de noviembre.

Un porcentaje de los votos que ganó el Partido Demócrata en 2020 ya no está a su favor y podría generarle un revés en los comicios venideros, en los que se define la nueva conformación del Senado y la Cámara de Representantes.

No es un fenómeno inusual. Al haber dos partidos grandes en EE. UU., existe lo que se denomina el «swing vote«. Es un voto indefinido que como un columpio (swing), puede ir hacia un lado o hacia el otro.

Sin embargo, la diferencia no es masiva. Le da al partido una ligera ventaja y evidencia el rechazo a las medidas del gobierno actual. Esto a su vez demuestra la inconformidad con los principales problemas internos del país durante el último año: la inflación, el aumento de los precios de la gasolina y la escasez de fórmula para bebés.

Demócratas capitalizan a su favor un tema con poco impacto electoral

A su vez, el Partido Demócrata ha intentado capitalizar a su favor la reciente derogación de la protección al aborto a nivel federal por parte de la Suprema Corte.

Hasta Joe Biden ha convocado a ir a las urnas este noviembre para elegir a los legisladores que puedan trabajar para intentar revertir la decisión del máximo tribunal.

No obstante, desde mayo, cuando se filtró la opinión de la mayoría de los jueces en contra del abortoCNN ha insistido en comunicar que el tema no influye a favor del Partido Demócrata en las urnas, pues según los más recientes estudios citados por esta cadena televisiva, el efecto podría sentirse más a nivel estatal que en la carrera para el Congreso.

El medio también señala que el panorama es desalentador para el Partido Demócrata más allá del tema del aborto. «Están enfrentando su peor déficit en la boleta genérica del Congreso en este momento que en cualquier ciclo de mitad de período desde 1938. Están viendo una pérdida en los escaños de la Cámara que podría estar por encima de los 20, si no 30 escaños, cuando una pérdida neta de solo cuatro escaños les costarían su estrecha mayoría».

Al momento, el Senado está dividido 50 / 50, con el voto de desempate que ostenta la vicepresidente demócrata Kamala Harris, mientras que este partido mantiene una estrecha mayoría en la Cámara de Representantes. El pronóstico luce desfavorable. Por lo cual CNN señala que «lo mejor que puede esperar el partido es limitar sus pérdidas en la Cámara y poner sus esperanzas en aferrarse al Senado».

Por Mamela Fiallo Flor – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.