Redacción BLesLa cantidad de niños migrantes no acompañados llegó a una situación crítica en la frontera Sur de los Estados Unidos y ante la saturación de las instalaciones, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS por sus siglas en inglés) debió abrir 13 nuevos centros de detención para niños en todo el país, donde serán trasladados los menores hasta ser recibidos por sus patrocinadores.

Según los últimos datos del HHS, tienen a su cargo a 16.000 niños no acompañados y otros 4.000 están a punto de ser transferidos por la custodia de la Patrulla Fronteriza, reportó Breitbart.

El número de personas que cruzan ilegalmente la frontera se disparó en marzo, en lo que fue el segundo mes completo de Biden en el cargo, superando los 172.000 migrantes, un aumento de más de 71.000 respecto al mes anterior. Uno de los asuntos más preocupantes en este contexto, es el creciente número de menores no acompañados cruzando la frontera, el cual se duplicó con creces llegando los 20 mil niños.

Cabe destacar que las cifras mencionadas solo responde a los migrantes que fueron apresados por la policía fronteriza, por lo que se sobre entiende que miles logran eludir a los funcionarios y desde luego no son contabilizados.

La administración del presidente Joe Biden anunció el viernes la apertura de nuevas instalaciones en Michigan y Pensilvania para recibir a niños migrantes no acompañados, convirtiéndose en las últimas instalaciones abiertas a lo largo del país para reducir la saturación en las fronteras.

La Starr Commonwealth, una organización privada sin fines de lucro dijo en un comunicado el viernes que firmó un acuerdo con el gobierno federal a través del cual permitirá al HHS utilizar su campus de 350 acres, ubicado en Albion, Michigan, para ayudar a aliviar la crisis humanitaria en desarrollo en la frontera Sur entre los Estados Unidos y México, según informó The Detroit News.

Le recomendamos:

El sitio servirá en principio como refugio temporal para niños menores de 12 años. Los detalles sobre la llegada de los niños no se están informando para proteger su seguridad, según el comunicado.

Los miles de niños que se encuentran desamparados, han llegado al país en gran parte impulsados por las nuevas políticas migratorias las cuales incentivan a los centroamericanos a intentar llegar a la frontera de EE. UU., solos, en familia o simplemente dejar a sus niños, a sabiendas que serán recibidos y apadrinados por el gobierno. 

Los funcionarios de la administración Biden han descrito los cambios en la legislación como parte de un esfuerzo por desarrollar un sistema de inmigración “más humano”. Pero los críticos, como Stephen Miller, uno de los principales asesores de inmigración del expresidente Donald Trump, ha asegurado que las políticas incentivan a los padres a enviar a sus hijos solos hacia Estados Unidos en viajes largos y muy peligrosos.

Por otro lado, el HHS estima que el costo de detener a un niño en las instalaciones más nuevas, a las que se refieren como Sitios de Admisión de Emergencia (EIS), es de 775 dólares por día. Los sitios de albergue permanente son más económicos, pero también más numerosos. 

Según reporta Breitbart, Estados Unidos está gastando aproximadamente 6 millones de dólares por día para alojar sólo a los niños migrantes no acompañados y sin tener en cuenta a los gastos para 4.000 niños a cargo de la Patrulla Fronteriza que aún no han sido transferidos.

Andrés Vacca – BLes.com