Redacción BLesMás de 100 congresistas republicanos urgieron al presidente estadounidense, Joe Biden, para que detenga las negociaciones para renovar el acuerdo nuclear fallido, argumentado en una carta que continuarlas “solo permite aún más las actividades malignas de Irán”.

A pesar de que la administración Biden ha sido condescendiente con el régimen iraní en un intento por congraciarse con él, este ha sacado provecho indebido evadiendo las sanciones impuestas, lo que hacen notar los legisladores en su carta, de acuerdo con The Washington Free Beacon del 12 de enero. 

“Le escribimos para instarle a que se retire inmediatamente de las infructuosas conversaciones de Viena para reincorporarse al Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) y que, en su lugar, aplique con firmeza las sanciones existentes contra Irán, en particular con respecto al comercio de petróleo entre Irán y la República Popular China”, escribieron en una carta encabezada por el representante, Michael McCaul, republicano de Texas.

Y agregaron: “Un mayor retraso de la acción sobre esto únicamente permite aún más las actividades malignas de Irán, incluyendo sus agresivas búsquedas nucleares”.

McCaul es el miembro de rango de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, y coincide con los otros 109 firmantes de la carta con que Estados Unidos no debería volver a suscribir el acuerdo nuclear de 2015, tras lo cual va la administración Biden a pesar de los retrasos y desaires impuestos por el régimen iraní.

“Irán está avanzando con su programa nuclear, utilizando centrifugadoras avanzadas y produciendo equipos para dichas centrifugadoras mientras almacena cantidades crecientes de uranio enriquecido al 20 por ciento y al 60 por ciento de pureza”, describen los legisladores.

Y continúan: “Irán también sigue adquiriendo conocimientos irreversibles a través de este trabajo nuclear. Mientras que la Administración ha indicado consistentemente una voluntad de negociar hacia un retorno al Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), Irán ha hecho que un retorno sea aún menos valioso para la [comunidad internacional], a medida que hace mayores ganancias nucleares y se acerca a la expiración del acuerdo”.

Además, el régimen autoritario de Irán sigue desafiando abiertamente las sanciones impuestas por la comunidad internacional liderada por Estados Unidos, al aumentar en un 40% las ventas de petróleo al régimen comunista chino durante el 2021.

El Partido Comunista de China (PCCh) fue el mayor consumidor del petróleo vendido ilegalmente, adquiriendo 310 de los casi 418 millones de barriles enviados por el régimen iraní al exterior. 

Los otros 108 millones de barriles fueron negociados con los regímenes de Emiratos Árabes Unidos, Siria, Venezuela y Rusia.

De acuerdo con los analistas, los millones de dólares obtenidos afianzan al régimen iraní acusado de financiar el terrorismo regional y a las milicias de grupos violentos como Hamás, Hezbolá y los rebeldes Houthi en Yemen.

En este contexto, para la jefa de personal del grupo de vigilancia United Against Nuclear Iran (UANI), Claire Jungman, que sigue a los petroleros ilegales iraníes, la inacción de la administración Biden en la aplicación de las sanciones solo sirve para desacreditarla. 

“El aumento del 40% en las exportaciones de petróleo de Irán es el resultado de la negativa de la administración Biden a aplicar las sanciones”, manifestó Jungman.

 Y agregó: “Esta falta de aplicación es una forma de alivio de las sanciones y ha conducido a una mejora de la situación económica de Irán y disminuido la influencia y la credibilidad de Estados Unidos durante las negociaciones”.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.