Redacción BLesEn una de las escuelas públicas de Montgomery, el mayor distrito escolar de Maryland, EE. UU., el profesor de inglés dijo a los estudiantes de noveno grado que hicieran un “test del privilegio blanco” antes de leer un libro sobre racismo y brutalidad policial.

Igual indicación impartió un profesor de la escuela Sherwood, quien presentó un test igual y remitió a los estudiantes a un artículo de Vox titulado “lo que significa ser antirracista”, de acuerdo con Daily Caller del 12 de noviembre. 

El “test del privilegio blanco” fue adaptado por la “investigación sobre el privilegio blanco” de la activista antirracista Peggy McIntosh, en este los estudiantes debían responder “sí o no” a 25 afirmaciones.

En caso de que los estudiantes respondieran afirmativamente 13 preguntas o más, debían considerar qué papel juega el “privilegio blanco” en sus vidas.

Otro cuestionario hacía preguntas sobre la importancia de ser antirracista, lo que significa el privilegio blanco y cómo el privilegio, el racismo sistémico y los prejuicios han afectado a las vidas de los estudiantes.

También se les hacen preguntas antes de darles a leer el libro “All American Boys”, utilizado para adoctrinar sobre injusticia, racismo y brutalidad policial. 

En la trama del libro, dos adolescentes de 16 años que asisten a la misma escuela -uno negro y otro blanco- se enfrentan a las repercusiones de un acto violento, que finalmente genera una fuerte división racial. 

De acuerdo con la Asociación Americana de Bibliotecas, el libro fue “prohibido y cuestionado” en todo el país por promover “blasfemias, el consumo de drogas, el alcoholismo”, las “opiniones contrarias a la policía” y los “temas divisivos”, según Daily Caller. 

“Como todas las doctrinas de la izquierda, es una pendiente resbaladiza de lógica circular que intenta arreglar viejas (percibidas) disparidades creando otras nuevas”, consideró al respecto el autor TK Sanders el mes pasado. 

Por otro lado, una encuesta de Harvard/Harris efectuada en junio señala que el 61% de los electores rechaza el adoctrinamiento de los niños sobre la polémica teoría de que el país es “estructuralmente racista”, que impulsan los progresistas y la administración Biden.

El adoctrinamiento no solo se imparte a los estudiantes, también los profesores tienen que pasar por él, bajo la presión de que si se oponen o lo critican pueden perder su empleo. 

Asimismo, las grandes corporaciones lo aplican a sus trabajadores, tal como lo hace la corporación de las telecomunicaciones, AT&T, donde se lanzó una campaña de reeducación racial, de acuerdo con la cual los blancos “son el problema”. 

La teoría crítica de la raza y el adoctrinamiento que implica ha generado mucho descontento, en este sentido el gobernador de Florida, Ron DeSantis, ha afirmado que no existen fundamentos para decir que en Estados Unidos hay racismo sistémico, descartando la idea como “un montón de estiércol de caballo”.

DeSantis cuestionó esta idea y expresó que Florida está prohibiendo la “ideología marxista” de la teoría crítica de la raza en las escuelas públicas, en una entrevista a través del programa “The Ingraham Angle” de Fox News en abril.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.