Redacción BLes – El senador republicano Marco Rubio de Florida, anunció su oposición al plan del demócrata Joe Biden de otorgar la amnistía a los millones de inmigrantes ilegales que estuvieron en los Estados Unidos antes del 1 de enero de 2021.

“Antes de lidiar con la inmigración, tenemos que tratar con el COVID, asegurarnos de que todo el mundo tiene la oportunidad de encontrar un buen trabajo, y hacer frente a la amenaza de China”, dijo Rubio.

“Estados Unidos siempre debe dar la bienvenida a los inmigrantes que quieren ser estadounidenses. Pero necesitamos leyes que decidan quién y cuánta gente puede venir aquí, y esas leyes deben ser seguidas y aplicadas”, expresó Rubio.

“Hay muchos temas que creo que podemos trabajar en cooperación con el presidente electo Biden, pero una amnistía general para la gente que está aquí ilegalmente no va a ser uno de ellos”, añadió el republicano.

La decisión de garantizar la ciudadanía a millones de inmigrantes ilegales en el país fue anunciada por funcionarios de la administración Biden en un reporte del Washington Post.

“Para calificar, los inmigrantes deben haber estado en los Estados Unidos a partir del 1 de enero, una decisión destinada a frenar cualquier apuro hacia la frontera”, afirmaron los funcionarios al periódico.

Le recomendamos:

No obstante, el requisito del 1 de enero no parece ser realmente un obstáculo para aquellos que están desesperados por entrar al país.

En una entrevista con CNN el 18 de enero pasado, Marlon Lopez, un inmigrante hondureño, reveló que Biden les prometió ayudarlos a vivir y trabajar en los Estados Unidos.

“Biden nos va a ayudar a todos. Nos ha dado 100 días para llegar a los EE. UU. y darnos el papel legal [ininteligible] para que podamos tener una vida mejor para nuestros hijos y familia”, dijo Lopez.

Mientras la economía de los Estados Unidos intenta recuperarse de los efectos de los encierros por la pandemia del virus chino, millones de estadounidenses todavía intentan salir de condiciones económicas desfavorables o desempleo, por lo que una amnistía para millones de inmigrantes ilegales sería una carga adicional para los ciudadanos legalmente establecidos en el país.

Sumado a eso, la amnistía también permitiría que las empresas contraten mano de obra técnica extranjera con sueldos mucho más bajos que aquellos pretendidos por los americanos.

Marco Rubio parece estar siguiendo los pasos de la política de “América Primero” del presidente Trump que durante sus 4 años de gestión, tomó medidas agresivas para priorizar el trabajo de los estadounidenses, incentivando a las empresas a volver a fabricar en Estados Unidos y eliminando el programa de visas H-1B con el que las compañías podían contratar mano de obra extranjera barata, entre otras medidas más.

Álvaro Colombres Garmendia – BLes