Redacción BLesLa intensa pugna para que el mayor número de estadounidenses tomen la polémica vacuna contra el virus PCCh (Partido Comunista de China), llevó al gobernador de Ohio, Mike DeWine, a ofrecer cinco premios de un millón de dólares que se rifarán entre todos los vacunados. 

Esto es a causa de las reticencias causadas entre muchas personas por los miles de muertos, y las consecuencias adversas generadas por las vacunas, que hacen que las autoridades refinen aún más las estrategias para manipularlas.

En este caso, DeWine incentivará a los mayores de 18 años que se hayan hecho aplicar al menos una de las dosis, con sorteos semanales durante los cinco miércoles siguientes al 26 de mayo, de acuerdo con Fox News del 13 de mayo. Para los menores se sortearán otros premios. 

Aunque 4,2 millones de personas en Ohio han tomado el medicamento experimental, equivalentes al 36% de la población, el número de quienes buscan la vacuna ha disminuido a casi una quinta parte comparados con el número de  quienes lo hacían en abril. 

El recurso puesto en marcha por DeWine es criticado duramente al ser calificado de despilfarro por sus opositores. Uno de ellos, la representante estatal Emilia Sykes, cuestionó el uso de los fondos federales enviados para aliviar el impacto causado por el virus PCCh.

“Utilizar millones de dólares en fondos de ayuda en un sorteo es un grave mal uso del dinero que podría ir a responder a esta crisis en curso”, dijo Sykes.

Por otro lado, las presiones en Ohio para que terminen las regulaciones impuestas por los temores al virus ya llegaron al límite máximo, y dentro de tres semanas serán suspendidas. 

“Hay un fuerte sentimiento de que las órdenes de salud deben ser disueltas”, dijo el presidente de la Cámara estatal, Bob Cupp.  

Asimismo, el  presidente del Senado, Matt Huffman, comentó: “Los habitantes de Ohio se preocupan por abrir sus negocios y hacer otras cosas que permitan cierta libertad”.

Le recomendamos: Discursos de PATRIOTAS que ADVIRTIERON sobre el enemigo de Estados Unidos

Ad will display in 09 seconds

Por otro lado, cada vez se repiten con mayor frecuencia las desgarradoras historias de personas sanas que sufrieron efectos adversos por las vacunas, una de ellas es la del adolescente Everest Romney, de Salt Lake City, Utah, EE. UU.

A Romney le descubrieron tres coágulos de sangre en el cerebro luego de sufrir fiebre, fuertes dolores de cabeza y aparecer con el  cuello hinchado pocos días después de recibir la vacuna experimental de Pfizer.

“Lo más duro fue dejar que se pusiera esa inyección, y antes estaba sano y bien, pero lo cuestionas, no puedes evitar cuestionarlo cuando todo va mal”, dijo Cherie Tomney, la madre de Romney.

La madre sospecha que la rapidez con la que se puso en marcha la vacuna y el menor tiempo reservado para las pruebas clínicas, combinados con la práctica diaria del baloncesto de competición, crearon una “tormenta perfecta” para la coagulación de la sangre.

No menos dramáticas son las historias que tres trabajadoras de la salud publicaron tras haber sufrido convulsiones de cuerpo entero, entre otros efectos adversos días después de haberse aplicado la vacuna contra el virus PCCh. 

Sus nombres son: Shawn Skelton de Indiana, Angelia Gipson Desselle de Louisiana y Kristi Simmonds, quienes se presentaron en el programa de The Big Wire el 30 de abril.

A pesar de estar recibiendo tratamiento, los efectos adversos permanecen y debido a ello no pueden continuar con sus vidas normales, reportó Life Site News.

José Hermosa – BLes.com