Redacción BLesEl padre de una niña de edad escolar sacó a su hija de un colegio privado de élite de Manhattan argumentando que ella y su familia estaban prácticamente obligados a convertirse en activistas ‘antirracistas’ y que el currículo escolar bajo la excusa de la ‘diversidad’ se había desviado tanto que el colegio directamente estaba adoctrinando a su hija en vez de educarla.

Andrew Gutmann escribió una carta a los padres del colegio explicando sus razones para sacar a su hija del colegio Brearley del Upper East Side de Manhattan que cuesta 54.000 dólares al año el 16 de abril pero se hizo viral recientemente luego de que fuera entrevistado en Fox News.

“No puedo afirmar con suficiente fuerza que la obsesión de Brearley por la raza debe terminar. Debería estar muy claro para cualquier padre pensante que Brearley ha perdido completamente el rumbo”, escribió el Sr. Gutmann.

“Me opongo a que se me juzgue por el color de mi piel. No puedo tolerar una escuela que no solo juzga a mi hija por el color de su piel, sino que la anima e instruye para que prejuzgue a los demás por la suya”, descargó el papá de la niña.

Gutmann con sólidos argumentos desmiente que Estados Unidos sea un país con racismo sistémico como repiten los demócratas, los medios principales y como muchas personas creen por la propaganda de los medios.

“Me opongo a la definición de racismo sistémico, aparentemente apoyada por Brearley, según la cual cualquier resultado educativo, profesional o social en el que los negros estén infrarrepresentados es una prueba prima facie del mencionado racismo sistémico, o de la supremacía y la opresión blancas”, explicó el Sr. Gutmann.

“Me opongo a la idea de que los negros son incapaces de triunfar en este país sin ayuda del gobierno o de los blancos. Brearley, al adoptar la teoría crítica de la raza, está defendiendo el aborrecible punto de vista de que los negros deben ser considerados para siempre como víctimas indefensas, y que son incapaces de triunfar independientemente de sus habilidades, talentos o trabajo duro. Lo que Brearley está enseñando a nuestros hijos es precisamente la verdadera y correcta definición de racismo”, criticó el papá.

Aparentemente el colegio fue tan lejos con la idea de enseñar ‘antirracismo’ que el Sr. Gutmann sintió que la presión para ponerse del lado del movimiento Black Lives Matter era demasiada.

“Si te quedas callado, eres racista. Tienes que ser un activista para eso. Si no eres un activista de una iniciativa antirracista, de Black Lives Matter, por ejemplo, eres racista, eres una mala persona, eres un opresor, no estás haciendo lo correcto”, dijo a Fox News.

Le recomendamos: Los 25 TRIPULANTES del EVER GIVEN SIGUEN ATRAPADOS ARRIBA del BARCO

Ad will display in 09 seconds

Gutmann dijo que en el colegio le enseñan a su hija a odiar a su país, han cambiado la historia de los Estados Unidos para no ‘ofender’ a ciertos grupos y en vez de educar a los niños están simplemente adoctrinándolos con una ideología dañina.

“Me opongo a que Brearley esté tratando de usurpar el papel de los padres en la enseñanza de la moral, y de intimidar a los padres para que adopten esa falsa moral en casa. Me opongo a que Brearley esté fomentando una comunidad divisoria en la que las familias de diferentes razas, que hasta hace poco formaban parte de la misma comunidad, ahora están segregadas en dos. Estas son las razones por las que ya no podemos enviar a nuestra hija a Brearley”, explicó el Sr. Gutmann.

El papá de la niña dice que habló con muchos padres que piensan igual y en su carta los urgió a hablar antes de que sea demasiado tarde.

“Póngase en contacto con la administración y el Consejo de Administración y exijan que se ponga fin a la destructiva y antiintelectual paparruchada conocida como antirracismo. Y si no se producen cambios, exijan un nuevo liderazgo. Por el bien de nuestra comunidad, nuestra ciudad, nuestro país y, sobre todo, nuestros hijos, el silencio ya no es una opción”, escribió el Sr. Gutmann.

El caso del colegio Brearley se suma al reciente caso del Colegio Grace Church en Manhattan donde un profesor también dio el paso adelante y criticó el supuesto antirracismo en el currículo escolar al punto de que los estudiantes blancos eran prácticamente torturados solo por ser blancos.

El profesor Paul Rossi fue despedido por su crítica al colegio pero dejó expuesta la mala intención de estos movimientos ‘antirracistas’ que terminan dividiendo la sociedad estadounidense mientras dicen querer ‘sanarla’.

 Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com