Redacción BLes- Los testigos de casos de irregularidades durante el proceso electoral en distintos puntos de los Estados Unidos, presentaron sus denuncias y declaraciones juradas a la administración Trump para poder presentarlos como pruebas del aberrante fraude. Los testigos sufren miedo de recibir represalias por contar la verdad y deben padecer las mentiras y el acoso de los medios hegemónicos de comunicación que actúan como cómplices del robo electoral.

Durante el programa de ‘Ingraham Angle’ de Fox News, una trabajadora electoral relató su testimonio luego de haber presenciado irregularidades evidentes durante las elecciones presidenciales, solicitó no mostrar su identidad por el temor a recibir represalias. Paralelamente, Richard Hopkins, un trabajador del Servicio Postal denunció a los funcionarios estatales de Keystone, Pensilvania, por fomentar irregularidades en el conteo de votos. Luego algunos medios inventaron que se había retractado, pero no es cierto. 

Según el relato de una trabajadora electoral del condado de Clark, mientras caminaba en un momento de descanso cerca del centro electoral donde estaba trabajando durante los días de votación anticipada, notó que un grupo de personas se entregaban sobres blancos y luego se escondían en uno de los costados de una camioneta de Biden/Harris. Los que recibían los sobres se inclinaban para marcar los papeles, que ella aseguró se trataba de boletas electorales.

“A medida que me acercaba, pensé: ‘Esas son papeletas’”, dijo la testigo y luego agregó: “Pasé cuatro o cinco veces. La próxima vez que pasé, los estaban metiendo en los sobres. Los estaban poniendo en un sobre blanco y rosa”.

Después de que la trabajadora se dio cuenta de la irregularidad, afirmó que las personas formaron una especie de “muro humano” para no permitir que pudiera continuar observando lo que estaban haciendo. La trabajadora le dijo a la periodista que estaba muy atemorizada por esta situación y temía por represalias. 

Posteriormente a los hechos, la trabajadora postal realizó una declaración jurada que fue utilizada por la administración Trump como una de las pruebas que presentó a los investigadores en sus demandas de fraude.

Por otro lado, el empleado del Servicio Postal de Pensilvania, Richard Hopkins, alegó que el director de correos de su zona, Robert Weisenbach, estaba “retrocediendo los matasellos en las boletas para que figure que fueron recibidas el 3 de noviembre de 2020, cuando en realidad fueron recolectadas después de esa fecha”. 

Te puede interesar:

Hopkins también firmó una declaración jurada detallando nombres y sucesos de irregularidades durante las elecciones, que está siendo utilizada por los abogados de la administración Trump como prueba del fraude en Pensilvania. 

En otra jugada sucia perpetrada por los demócratas y sus medios de comunicación asociados, lograron viralizar que el trabajador postal de Pensilvania, se había retractado de sus acusaciones, lo cual es completamente falso.

Pero en un video publicado el martes por la noche, Richard Hopkins, negó absolutamente haberse retractado de sus declaraciones. “Estoy aquí para decir que no me he retractado de mis declaraciones. Eso no sucedió”, aseguró el testigo. El video fue publicado por el periodista James O’Keefe, trabajador de Proyecto Veritas, la asociación sin fines de lucro que colaboró en juntar pruebas para las denuncias de fraude electoral.

El propio presidente Trump intervino en el asunto publicando el video de Hopkins en su cuenta de Twitter con un mensaje adjunto que dice: “Un patriota valiente. ¡Cada vez más personas dan un paso adelante para exponer esta elección amañada!”

Andrés Vacca-BLes.com