Se especula que la Casa Blanca quiere abrir una Embajada en Kiev y abastecerla de tropas estadounidenses, lo cual obligaría a Putin a cesar los bombardeos a la capital.

El Secretario de Estado Antony Blinken y el Secretario de Defensa Lloyd Austin viajaron a Kiev este fin de semana en un vuelo no anunciado que se mantuvo en secreto hasta que los funcionarios regresaron.

En la capital ucraniana, según trascendió, se reunieron personalmente con el presidente ucraniano Volodímir Zelénski y las principales figuras de su gabinete, el canciller Dimitro Kuleba; el ministro de Defensa, Oleksiy Reznikov; y el ministro del Interior, Denis Monastriski.

Según contó Blinken en una conferencia de prensa tras su regreso, la reunión duró unos 90 minutos y se habló sobre lo que se podría hacer con los 713 millones de dólares que Biden está alocando para enviar como ayuda adicional. Cabe aclarar que desde que comenzó la invasión, Estados Unidos ha financiado prácticamete toda la defensa ucraniana con 3.400 millones de dólares en transferencias.

De todos modos, se especula que la visita de los dos altos funcionarios de la Casa Blanca, tuvo otro objetivo. Todas las previas transferencias de dinero se hablaron por vía telefónica, y la presencia de Blinken y Austin en Ucrania puede significar algo muy distinto.

Biden tiene las intenciones de reabrir la Embajada en Ucrania, y para eso tiene planeado designar a Bridget Brink, la actual embajadora en Eslovaquia, a Kiev. Sin embargo, abrir la embajada en Kiev implica que Estados Unidos debe enviar un puñado de tropas a la sede diplomática, como se hace con todas las embajadas del mundo.

Pero la situación de Ucrania es muy distinta a las del resto del mundo, y esta acción puede tener consecuencias de enorme magnitud. Si Estados Unidos despliega tropas en la Embajada de Kiev, Rusia deberá cesar completamente con sus bombardeos a la capital ucraniana, porque si llega a herir, incluso por error, a un soldado estadounidense, y toda la fuerza de la OTAN podría caer encima de Rusia.

El presidente ha dejado muy claro que no habrá tropas estadounidenses luchando en Ucrania y eso incluye los cielos sobre Ucrania“, tuvo que aclarar Austin tras las preguntas de la prensa sobre este tema, y agregó: “Esta visita no presagia una participación real de las fuerzas estadounidenses“.

Pero ya nadie confía en las palabras de los funcionarios demócratas. Rusia ya ha dejado de atacar a Kiev en los últimos días y ha enfocado sus esfuerzos en la ciudad de Mariúpol, cuya caída implicará que finalmente y después de 8 años de disputa, la región del Donbás caerá completamente bajo control ruso.

Recientemente, el primer ministro británico Boris Johnson viajó a Kiev y si bien no hubo información oficial al respecto, se especula que el líder conservador está analizando abrir una Embajada cerca del Palacio Mariyinski, sede del gobierno ucraniano.

Si tanto el Reino Unido como Estados Unidos abren sus sedes diplomáticas en Kiev, y Rusia se hace del control del Donbás, ya no habría nuevas acciones militares en Ucrania por parte del Ejército ruso que no inciten una escalada del conflicto, lo cual podría llevar a que finalmente se termine la guerra que ya cruje hace 61 días.

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.