Redacción BLesLa Casa Blanca informó que la publicación de los documentos secretos que detallan el asesinato del presidente John F. Kennedy no se realizará hasta diciembre del 2022, porque la pandemia no permitió tiempo suficiente para revisarlos exhaustivamente.

Esta disposición dilata la aplicación de lo contemplado en la Ley de Recopilación de Registros del Asesinato del Presidente John F. Kennedy, de 1992, de acuerdo con la cual se permite a los estadounidenses estar informados sobre esos hechos, según un memorando de la Casa Blanca del 22 de octubre. 

“Todos los registros del Gobierno relativos al asesinato del Presidente John F. Kennedy deben ser eventualmente revelados para permitir que el público esté plenamente informado sobre la historia que rodea el asesinato”, especifica la ley mencionada. 

No obstante, también habilitaba para que se pospusiera la divulgación de la información, en caso de que se dieran ciertas condiciones. 

Como causas para retrasar la desclasificación están: “proteger contra un daño identificable a la defensa militar, las operaciones de inteligencia, la aplicación de la ley o la conducción de las relaciones exteriores”, según el memorando. 

Por su parte, la Administración Nacional de Archivos y Registros (NARA, por la sigla en inglés) declaró: “Desafortunadamente, la pandemia ha tenido un impacto significativo en las agencias”, y que necesitaba más tiempo para “maximizar la cantidad de información liberada”.

Por ahora, están disponibles alrededor de 250.000 documentos relacionados con el trágico delito, solo que para verlos hay que ir a la sede de la NARA, ubicada en College Park, Maryland, Estados Unidos, según New York Post. 

La versión oficial describe que el presidente John F. Kennedy fue asesinado el 22 de noviembre de 1963, mientras viajaba en una caravana en Dallas por lo que se detuvo al ex marine Lee Harvey Oswald.

Pero dos días después este fue baleado por el dueño de un club nocturno, Jack Ruby, que murió en 1967. Por otro lado, un comité del Congreso concluyó que Kennedy fue “probablemente asesinado como resultado de una conspiración”.

El misterio sobre quién fue el verdadero responsable de su muerte continúa a día de hoy. Una de las teorías expone que fue la Unión Soviética la que ordenó el crimen, de acuerdo con el libro “Operación Dragón: Inside The Kremlin’s Secret War on America”.

Fue escrito por el embajador R. James Woolsey y el teniente general Ion Mihai Pacepa. Woolsey dirigió la CIA de 1993 a 1995. Y Pacepa fue un antiguo jefe en funciones del servicio de espionaje de la Rumanía comunista que murió a principios de este año.

Woolsey y Pacepa dicen que la orden fue dada por el entonces líder comunista Nikita Khrushchev, que, no obstante, fue revocada, pero Oswald, que estaba asociado a la KGB, siguió adelante con el plan debido a su devoción por la Unión Soviética.

“No hay duda de que Lee Harvey Oswald fue entrenado por la KGB para cometer el asesinato del presidente John F. Kennedy”, escriben los autores. 

Y agregan: “Incluso después de que la KGB le ordenara a Oswald que se retirara, este siguió obstinadamente con lo que consideraba su misión personal, tal y como le había encomendado su héroe, Jruschov”. Otras teorías no descartan que haya políticos estadounidenses involucrados. 

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.