Redacción BLes– Peter Navarro, asesor comercial de la Casa Blanca, publicó este 5 de enero de 2021 el segundo volumen de su investigación sobre el fraude electoral llevado a cabo por la maquinaria corrupta del partido demócrata y explicó las dos estrategias que usaron para robar las elecciones.

“El Partido Demócrata y sus agentes políticos, con la ayuda involuntaria de “idiotas útiles” del Partido Republicano, le robaron la elección presidencial a Donald J. Trump”, declaró Navarro al inicio de su reporte.

El asesor de la Casa Blanca explica que los demócratas usaron una “gran estrategia dual para rellenar las urnas” en los seis estados claves, que consistió en aumentar la cantidad de votos por correo y en ausencia y disminuir el grado de escrutinio de este tipo de boletas.

“El Partido Demócrata se basó principalmente en medios legales como los cambios legislativos y normativos a nivel estatal para aplicar su Gran Estrategia y lograr así su resultado ilegal”, explica Navarro, pero en muchos de estos casos sí quebrantaron la ley.

En cuanto a la modalidad de aumentar la cantidad de votos por correo y en ausencia, Navarro explicó que lo que hicieron fue: “flexibilizar las normas sobre el voto por correo y el voto en ausencia; enviar a todos los votantes las boletas de voto por correo o las solicitudes de dichas boletas (correo universal); aumentar el uso tanto legal como ilegal de los buzones, la recolección de votos y el uso de máquinas de votación corruptas” (Dominion).

Para poder contar con estos votos por correo y en ausencia, tuvieron que relajar la verificación de la identidad; reducir los requisitos de coincidencia de firmas; contar ilegalmente los votos sin sobres para aumentar la curación de las boletas, tanto legal como ilegal; y reducir la vigilancia y observación de las urnas.

En Georgia por ejemplo, alrededor de las 10 p.m. los operativos demócratas en Detroit enviaron a los observadores de urnas republicanos a sus casas, alegando que había ocurrido un accidente con una cañería rota y que el conteo seguiría al día siguiente. (Luego se supo que lo de la cañería rota era mentira)

Sin embargo, apenas se quedaron solos, gracias a un video de seguridad, se ve a estos operativos sacando valijas de votos por correo, contando los mismos votos múltiples veces, algo que un testigo presencial en Michigan confirmó haber visto y denunciado.

Navarro señaló que usando la excusa del virus PCCh, se realizaron estos cambios a último momento pretendiendo argumentar lo peligroso que sería votar en persona.

Pero la estrategia del “estado profundo” necesitaba de fondos, y de personas en posiciones claves y de eso se encargaron Soros, Mark Zuckerberg y una ex asesora de Hillary Clinton.

“Los operativos políticos claves que ayudaron al Partido Demócrata incluyeron al oligarca de Wall Street George Soros, al oligarca de Silicon Valley y CEO de Facebook Mark Zuckerberg, y a Marc Elias, ex Consejero General de la Campaña de Hillary Clinton y uno de los supuestos arquitectos y conductos financieros para el GPS Fusion y el engaño de Rusia diseñado para derribar a un presidente elegido”, sentenció el asesor.

Mediante la financiación de Soros a través de sus comités de acción política (PAC) demócrata, el húngaro ayudó a colocar a fiscales, secretarios de estado e incluso jueces liberales que al momento decisivo jugarían su rol predeterminado.

“Soros y su red de organizaciones como el comité de acción política “Proyecto Secretario de Estado” también ayudó a elegir secretarios de estado títeres en Michigan (Jocelyn Benson) y Pensilvania (Kathy Boockvar) que desempeñarían un papel decisivo en la modificación o la ruptura de las normas electorales y, por tanto, en el avance de la gran estrategia de “rellenar las urnas”, escribió el asesor.

“El dinero de Zuckerberg – casi 500 millones de dólares – ayudó a diseñar lo que fue efectivamente una hostil “asociación público-privada” del Partido Demócrata en lo que de otra manera debería ser un proceso electoral no partidista”, dijo Navarro con respecto a todo lo que se refiere al diseño modificado de las elecciones, los empleados que realizarían ciertas tareas, etc.

Navarro menciona al gobernador Kemp al secretario de estado de Georgia como unos de los “idiotas útiles” que ayudaron a los demócratas con el cambio del reglamento de votación. “Idiotas útiles” es un término que los líderes comunistas usan para referirse a las personas percibidas como propagandistas de una causa sin comprender plenamente los objetivos de la misma, y que es cínicamente utilizada por los líderes de la causa.

El reporte del asesor realmente describe con evidencias claras y concisas, como lo dijo Biden en una conferencia, “la organización de fraude electoral más extensa e inclusiva en la historia de la política americana”.

Estas evidencias han sido presentadas en muchos juzgados y en la Corte Suprema, pero en casi todas las instancias, los jueces se han negado a revisar la evidencia, y solo atinaron a rechazar las causas.

Muchos de estos jueces fueron puestos allí por el Estado Profundo justamente para hacer esto. Otros como los de la Corte Suprema, han decepcionado a los estadounidenses con su postura “light” frente a este atropellamiento al último bastión de la libertad.

Álvaro Colombres Garmendia-BLes.com