Redacción BLes- Luego de que el partido demócrata de EE. UU. manifestara una fuerte tendencia hacia la ideología izquierdista, algunos de sus líderes estarían preparando cambios radicales en el sistema político del país, para aplicarlos en caso de ganar la presidencia en las próximas elecciones.

Entre los cambios anunciados se encuentran  la eliminación del ‘filibustero’, el cambio del estatus de Puerto Rico y Washington, D.C. para convertirlos en estados, y la ampliación de la Corte Suprema, señaló Fox News el 1° de octubre. 

El líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, demócrata por Nueva York, se pronunció en este sentido el 30 de septiembre. 

“Y en cuanto al filibustero, no me estoy esforzando por convertirme en el líder de la mayoría para hacer muy poco o nada. Vamos a hacer mucho. Y como he dicho, todo, todo está sobre la mesa”, afirmó Schumer, de acuerdo con National File. 

Schumer expresó también su preferencia por convertir a Puerto Rico y a Washington, D.C. en estados: “Me encantaría hacerlos”, confirmó.

La actuación del ‘filibustero’, se realiza en el Senado cuando se pretende bloquear o retrasar la aprobación de un proyecto de ley u otro asunto. Para lograrlo los senadores que se oponen debaten largamente, presentan mociones de procedimiento u otras acciones que interfieran en ese sentido.

La eliminación de este recurso se facilitaría para los demócratas en caso de ganar la presidencia, y el dominio tanto de la Cámara de Representantes como del Senado.

“Si el Presidente Biden quiere hacer las cosas, no puede jugar con el filibustero. Por lo tanto, creo que debería ser el primer asunto con una mayoría demócrata en el Senado – deshacerse del filibustero”, afirmó el ex líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, elegido por Nevada, según National File.

No obstante, la eliminación del ‘filibustero’ genera polémica en el seno del partido demócrata, dado que algunos senadores se oponen a esa modificación. 

En cuanto a añadir estados a la Unión se requiere el consentimiento del total del Congreso, por lo que sería necesaria la mayoría de los demócratas en ambas cámaras. 

Una consecuencia de convertir a Puerto Rico y a Washington, D.C. en estados, es que cada uno de ellos permite el nombramiento de un representante a la Cámara y dos senadores, y los demócratas cuentan en que los votos de estos nuevos legisladores serán para su partido. 

Por su parte, la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, aprobó la legislación que convertiría a Washington en un estado, otorgándole un representante en la Cámara y dos en el Senado, de obtener mayoría en el Senado entraría en vigor. 

Con respecto a esta modificación, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, la calificó de “socialismo de pleno derecho”.

Otra de los cambios que se consideran entre los demócratas es aumentar el número de los jueces en la Corte Suprema, buscando una mayoría de jueces demócratas. 

En la actualidad los jueces republicanos superan a los demócratas 5 a 3, y de ser confirmada la juez  Amy Coney Barrett, el saldo sería de 6 a 3. 

Quizás una de las medidas más radicales que apoya la senadora y candidata a la vicepresidencia, Kamala Harris, es la continuación de los desastrosos disturbios que han causado muertes y destrucción en muchas ciudades de EE. UU. en los últimos meses.

José Hermosa-BLes.com