La noticia, que publicó el New York Post en 2020 y le valió una censura en Twitter días antes de las elecciones, ahora fue confirmada como verdadera por el propio gobierno.

El pasquín demócrata The New York Times publicó un informe completo sobre la investigación federal en curso que tiene en su centro a Hunter Biden, hijo del presidente, y un posible esquema de lavado de dinero y tráfico de influencias.

En el marco de dicha investigación, y como prueba principal, el FBI tiene en su posesión una computadora portátil que era propiedad de Hunter. En ella, el NYT confirma que hay información condenatoria que demostraría que está vinculado a estas organizaciones de fraude financiero.

Todo esto es novedad solamente para los lectores de los medios de izquierda. En octubre de 2020, el New York Post, principal competidor del New York Times y alineado al Partido Republicano, accedió a esta computadora e informó en exclusiva sobre el contenido de su disco rígido.

La publicación de este artículo en redes sociales fue rápidamente censurado por Twitter. Primero, cuando uno intentaba publicar el link a la nota, la plataforma tiraba un error “Eso no es posible en este momento“. A medida que la noticia se viralizaba ya que se subían fotos de la nota que el algoritmo de Twitter no podía identificar, directamente el por entonces CEO, Jack Dorsey, decidió suspender la cuenta del New York Post por 7 días.

Como excusa, aseguró que era “material hackeado” y que en Twitter esas cosas no se pueden publicar. Sin embargo, esto no es cierto. La información no fue hackeada.

Hunter Biden llevó esta computadora a un taller de reparación en Delaware en abril del 2019, y después de un año sin pasarla a buscar, por el mismo contrato que había firmado, la computadora pasó a la posesión del servicio técnico. Ellos la lograron reparar y se la vendieron al Post por una suma no revelada. Además, el Post les recomendó que envíen una copia al FBI, cosa que hicieron.

El disco duro de la computadora portátil contiene una gran cantidad de correos electrónicosmensajes de textofotos comprometedora documentos financieros entre Hunter Biden, su familia (incluido Joe Biden) y sus socios comerciales, incluidos varios oligarcas rusos, que detallan cómo el hijo del presidente usó su influencia política en sus negocios en el extranjero.

Información condenatoria

Parte de la correspondencia más condenatoria es la que se registró entre Hunter Biden y Devon Archer, un empresario que había servido con el hijo del presidente en el directorio de la compañía energética ucraniana Burisma.

Archer, quien fue sentenciado el mes pasado por otro caso de fraude financiero no relacionado con los Biden, ha “cooperado completamente” con los agentes federales en su investigación sobre Hunter Biden, informó The Post.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.