Son conscientes del caos que se aproxima cuando el Título 42 quede sin efecto. Ni las patrullas, ni los albergues fronterizos se dan abasto por eso piden a la Casa Blanca repensar su decisión.

¿Pueden complicarse las cosas para el actual Gobierno estadounidense teniendo en cuenta que se enfrenta a una inflación histórica, mientras trata de aliviar los precios de la energía y mantener el orden geopolítico mundial? La respuesta es sí. Siempre se puede estar peor. Justo en este punto de declive está la Administración Biden con el desplome de su imagen y la desconfianza creciente de los ciudadanos y partidarios. Recientemente se ganó enemistades entre ambientalistas que observan cómo quiebra sus promesas. Ahora, senadores y congresistas de su propio partido están tratando de poner freno a sus decisiones en materia migratoria.

El punto de la discordia lo marca esta vez la política migratoria conocida como «Título 42». Quedará anulada el próximo 23 de mayo y eso traerá mayor número de cruces irregulares en la frontera sur, ya saturada. Las instancias gubernamentales como el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) lo saben y por eso tratan de prepararse para lo que se viene. Desde el Capitolio también están conscientes de eso sin importar el bando político.

Por eso 10 demócratas anunciaron su oposición a que la política migratoria firmada durante la presidencia de Donald Trump quede sin efecto. Es un nuevo capítulo de las diferencias internas dentro del partido mas no es el primero. El enorme paquete de gastos propuesto por el presidente Joe Biden el año pasado también detonó molestias. Los senadores Joe Manchin y Kyrsten Sinema se separaron de la propuesta recibiendo incluso críticas del socialista Bernie Sanders. Hoy también se oponen a la anulación del Título 42.

«Una decisión aterradora”

Sorprendentemente en la lista está Raphael Warnock, el pastor demócrata que ganó el año pasado una banca en el Senado por el estado de Georgia. Su nombre es recordado por rendir pleitesía al dictador fallecido Fidel Castro cuando este visitó Estados Unidos en 1995 y por decir falacias contra Israel, país aliado de EE. UU.

Ahora, en un momento de asertividad, dijo estar en contra de la decisión migratoria de Biden. Explica que cree en la protección de la humanidad de los migrantes, pero antes de que se rescinda esta política migratoria de Trump «la Administración debe presentar un plan sobre cómo garantizará nuestra seguridad fronteriza».

En consonancia están los argumentos de los otros ocho senadores. Uno de ellos también ha sacado a relucir las deficiencias del Gobierno demócrata y de esta manera, desmarcarse de compañeros de partido que pretenden seguir ignorando los errores. Es el caso del representante Henry Cuellar. Las fotos que tomó en albergues temporales de Texas en marzo de 2021 se convirtieron en la evidencia del hacinamiento al que fueron sometidos menores de edad. Habían hasta 400 niños migrantes en carpas con capacidad para 260. Él está consciente de que las capacidades de las autoridades fronterizas están al límite.

El listado lo completan el senador por Arizona Mark Kelly, Gary Peters por Michigan, Maggie Hassan por Nueva Hampshire, Catherine Cortez por Nevada, Jon Tester por Montana y Chris Coons por Delaware. «Es una decisión aterradora”, reiteró el senador Joe Machin. Las alertas están encendidas por todos los flancos.

Los argumentos demócratas

Entendiendo que son varios los demócratas que se oponen a la eliminación del Título 42, es necesario ahondar más en sus argumentos. En síntesis, la petición que parece ganar más popularidad es la de aplazar la terminación de la política migratoria de Trump por unos 60 días o para luego de las elecciones de medio término porque a la Administración Biden no le conviene sumar más enemistades. Este año se mide frente a los republicanos para reemplazar la totalidad de la Cámara Baja y 34 de los 50 estados en el Senado. Necesita de sus aliados.

“Todos sabemos que el Título 42 nunca tuvo la intención de ser permanente, pero eso no significa que tengamos que levantarlo sin tener un plan informado realmente efectivo”, expresó a The Hills John LaBombard, estratega demócrata y exasesor de la senadora Kyrsten Sinema.

La preocupación por la falta de una estrategia efectiva es el común denominador entre las voces demócratas. Tal como declaró el senador Mark Kelly luego de visitar la frontera, “va a ser una crisis sobre otra crisis».

Por Oriana Rivas – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.