Redacción BLesAl día siguiente de su arresto fue liberado el analista ruso, Igor Danchenko, acusado de mentir en el falso caso de colusión con Rusia, en el que los demócratas trataron de destituir al entonces presidente estadounidense, Donald Trump.

A pesar de que los fiscales pidieron que se le vigilara electrónicamente esto no fue posible por falta de equipos, y fue citado para el 10 de noviembre para que responda en el caso que sigue el fiscal general John Durham, de acuerdo con Fox News del 4 de noviembre. 

Durham realiza una investigación de varios años, con el objetivo de hallar a los posibles culpables de iniciar el falso proceso contra Trump en el que no se hallaron pruebas en su contra, tras un polémico proceso extendido durante dos años que costó decenas de millones de dólares.  

Danchenko es el tercero de los implicados arrestado dentro del caso a cargo de Durham, y al parecer aportó información falsa al exespía británico Christopher Steele, quien fue financiado por el Comité Nacional Demócrata para investigar a Trump, entonces candidato republicano en el 2016.

La investigación de Durham ha creado muchas expectativas entre los estadounidenses, quienes esperan que se descubran los cerebros detrás de esa fallida impugnación, y hay quienes especulan que serían altos dirigentes demócratas. 

Sobre este sonado caso, el analista legal, Gregg Jarrett, escribió un libro, y en un artículo del 4 de noviembre sostiene que los demócratas y en especial la exsecretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton estaría seriamente implicada. 

Danchenko era: “Un ucraniano residente en Estados Unidos que trabajaba como analista de investigación senior para el centro de estudios liberal de Washington D.C., Brookings Institution”, escribió Jarrett.

Y agregó: “Cuando se inventó el dossier en 2016, el presidente de Brookings era Strobe Talbott, un viejo amigo y aliado de Hillary Clinton. Esto no fue una coincidencia”. 

Asimismo, continuó diciendo: “Fueron Clinton y sus confederados quienes inventaron el bulo de Rusia para inculpar a su oponente del delito más nocivo de Estados Unidos: una conspiración a traición con el Kremlin para robar unas elecciones presidenciales”.

Y reitera: “La campaña de Clinton y el Comité Nacional Demócrata (DNC) financiaron su esquema ilícito canalizando secretamente dinero a Steele, quien contrató a Danchenko como su principal fuente para el dossier”.  

Jarrett también cita documentos desclasificados según los cuales “la CIA supo en julio de 2016 que Clinton había aprobado personalmente la artera operación.  Poco después, el FBI localizó a Danchenko, que admitió su papel y desacreditó el dossier como poco más que un cuento de hadas”.

Dos meses antes de la captura de Danchenko se arrestó al abogado Michael Sussman, acusado por un jurado federal por mentir al FBI durante la campaña de 2016, según informó The Hill. 

Asimismo, el primero de los implicados arrestados fue el ex abogado del FBI, Kevin Clinesmith, quien había agregado información falsa a un documento utilizado en el proceso de esa investigación y aceptó su culpabilidad. 

Al parecer la declaración de culpabilidad de Clinesmith es tan solo la punta del iceberg, y se espera que con base en sus testimonios se desvelen otras irregularidades y nombres de personalidades importantes, que pudieron haber intervenido intencionalmente en el intento de impugnar al presidente estadounidense Donald Trump, usando esa investigación fraudulenta. 

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.